La musealización del estudio del pintor Julio Romero de Torres, en su última fase

  • Diputación de Córdoba quiere recuperar el espacio y mostrarlo tal y como estaba en los años 20 y 30

La Diputación de Córdoba está transformando el estudio del pintor Julio Romero de Torres, ubicado en la parte trasera de la casa familiar del artista -antiguo Hospital de la Caridad, que es propiedad de la institución provincial- en un espacio visitable para el público. En concreto han concluido ya las obras de recuperación del pabellón norte, donde se ubica el estudio.

Salvador Blanco, vicepresidente de la institución, ha explicado que "la inversión en esta tercera fase de las obras asciende a 44.544 euros". Además, Blanco ha informado de que la obras han sido ejecutadas por la empresa Edimovisa Constructora conforme al proyecto de los arquitectos de la Diputación Joaquín Gómez de Hita y Juan Aparicio Sánchez.

Las obras, valoradas en 44.544 euros, forman parte de la tercera fase del proyecto

"Queremos que el estudio quede tal y como estaba en los años 20 y 30 del pasado siglo. Así que se repondrá el mobiliario, que se ha conservado hasta nuestros días y esperemos que pueda quedar abierto en mayo del año que viene", ha señalado el también delegado de Gobierno Interior de la institución provincial.

Los trabajos de rehabilitación de la casa del artista, realizados por la Diputación, se iniciaron en 2014, año en el que se acondicionó el patio y se recuperó el jardín. En el año 2016 se abordó la segunda fase, en la que se recuperó el pabellón este (conocido como lavadero), con un presupuesto de 58.324 euros y se reparó la red de saneamiento, con un importe de 21.967 euros.

Desde el siglo XIX, la Diputación es propietaria del antiguo Hospital de la Caridad, en la plaza del Potro, que hoy alberga el Museo de Bellas Artes -gestionado por la Junta de Andalucía- y el Museo Julio Romero de Torres -gestionado por el Ayuntamiento de Córdoba-, en virtud del convenio firmado por las tres administraciones en el año 1990.

El edificio que alberga el Museo Julio Romero de Torres formaba parte del antiguo Hospital de la Caridad, que fue impulsado por los Reyes Católicos en el siglo XV y donde eran la orden franciscana la encargada de prestar atención. Fue en 1930, cuando el pintor muere, cuando su viuda dona al Ayuntamiento de Córdoba los cuadros que éste había presentado en la Exposición Iberoamericana de 1929, que se celebró en Sevilla. Sólo un año después el museo abre sus puertas, en un acto al que acudió incluso Niceto Alcalá-Zamora, presidente de la II República. Poco a poco la galería se fue nutriendo más y más, sobre todo gracias a donaciones de particulares y algunas obras que el pintor había creado en su estudio de Madrid. En el año 36 se abriría la planta superior y en los 90 se hace una profunda renovación de la infraestructura. A lo largo de estos años también se han realizado muchas restauraciones de los cuadros, si bien la cantidad de obras que alberga la pinacoteca no representa más que una décima parte de la prolífica carrera de Romero de Torres. Con esta incorporación de sala de estudio donde el pintor creó alguna de sus más famosas obras, el museo suma un espacio más del que es una de las grandes figuras cordobesas del mundo del arte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios