Un museo para las ciencias

  • La Academia, hoy

EN las primeras fotografías de los viejos Institutos españoles aparecen los profesores con aparatos propios de las enseñanzas que ejercían. Da la sensación que aquellos objetos eran su señal de identidad y que los mostraban inmensamente orgullosos por ejercer aquella enseñanza que daba aires de modernidad al centro al que pertenecían. También en las Memorias Anuales, que de cada curso se hacían en los Institutos españoles, aparecen fotografías de los Gabinetes de Historia Natural y de Física y Química, fotografías de la Biblioteca, del Gimnasio, del Salón de Actos. Estas colecciones demostraban la calidad y riqueza del Instituto que basaba la calidad de su enseñanza en la posesión de estos ricos recursos.

¿Qué aparatos son estos?, ¿de dónde procedían?, ¿quién los fabricaba?, ¿qué demostraban? Asimismo, ¿cuál es el origen de los animales?, ¿de dónde proceden las colecciones de rocas, de minerales?, ¿y los fósiles, de dónde son?, ¿quién hizo el herbario?

Este ha sido el punto de partida de nuestro trabajo y responder a estas preguntas nos ha ayudado a catalogar y clasificar los materiales conservados en el Instituto Padre Luis Coloma de Jerez de la Frontera. Las Memorias del Instituto nos confirman que los profesores de Jerez en el siglo XIX estaban convencidos de que todo lo que enseñaran en sus clases podía demostrarse con aparatos apropiados o con objetos relacionados con sus programas. De este modo se empeñaron en la formación de colecciones en todas las asignaturas. Los de Literatura, Latín y Griego tenían la responsabilidad de formar la Biblioteca, representar obras de teatro, convencer para la lectura. Los de Ciencias Naturales confeccionarían un Museo de Historia Natural y llevarían a cabo visitas al medio natural para hacer colecciones de productos naturales locales o de la comarca. Los profesores de Física y Química iniciaron los Gabinetes que llevan el nombre de la asignatura e inician la búsqueda y fabricación de aparatos que explicaran el progreso en plena era de la revolución industrial. Los de Historia quisieron hacer un Museo de Arte y prepararon una colección arqueológica y numismática. Los de Geografía hicieron colecciones de mapas, esferas armilares, globos y trabajaron en el primer observatorio meteorológico de Jerez. Los profesores de Gimnástica instalaron aparatos de todo tipo en el primer gimnasio de la ciudad. Los de Dibujo obtuvieron de los Museos de Madrid vaciados de esculturas clásicas, grabados de la calcografía nacional, láminas, etc.

Consecuencia de todo ello es el Museo que el Instituto Padre Luis Coloma ha conseguido presentar a la ciudad de Jerez en el presente curso 2007 - 2008. Pocos centros de enseñanza españoles poseen una colección semejante. De ahí que su excepcional presencia le de al Instituto y a Jerez la oportunidad de lograr un museo de la Ciencia para Jerez, pues en la Andalucía occidental no existe ninguna colección de este tipo. Está instalado en un salón de grandes dimensiones. Tiene alrededor doce vitrinas que contienen una magnífica colección de animales disecados del mundo entero, minerales, rocas, fósiles. Esta colección se inició en 1850 y prosiguió durante los siglos XIX y XX. En ella podemos encontrar ejemplos de todo aquello que represente a la Naturaleza y que sirva como vehículo de aprendizaje para los alumnos desde el s. XIX hasta nuestros días. En el centro, una larga hilera de vitrinas antiguas de madera y cristal, adquiridas al fabricante alemán Max Kohl en el s. XIX, contienen los aparatos que durante los dos últimos siglos fueron utilizados en la enseñanza de la Física y la Química. Son un total de 300 objetos muchos procedentes de Alemania, de Francia o de Inglaterra. La exposición presenta también un imponente Herbario de flora pirenaica que contiene mil especies distintas y hecho exclusivamente para el Instituto de Jerez en 1876.

También es posible consultar e investigar materiales como libros de texto, catálogos, mapas, cuadernos, memorias anuales que nos dan idea de la larga existencia de este Instituto, el más antiguo de Andalucía (fundado en 1838), que puso en marcha el bachillerato recién creado por la ley Pidal(1845)y por la ley Moyano ( 1850).

De aquí nuestra principal conclusión: del conjunto de esta colección deriva un extraordinario recurso didáctico, cuya contemplación por parte de los alumnos y visitantes ha sido siempre grata y portadora de una importante dosis de motivación por el aprendizaje, disfrutada tanto por los alumnos como por los profesores.

M.ª Dolores Rodríguez Doblas

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios