Literatura Historia

Lo que nadie se atrevió a contar

  • Manuel Romero Bejarano presenta en González Byass, junto a ex alcaldes de la ciudad, su libro 'De los orígenes a Pilar Sánchez. Breve historia de Jerez', un incisivo paseo desde el año 844 hasta 2009

Comentarios 24

Lo dejó bien claro y así fue. El escritor e historiador jerezano Manuel Romero Bejarano sí habló ayer de su libro, 'De los orígenes a Pilar Sánchez. Breve historia de Jerez', en la sala de arte Tío Pepe de las bodegas González Byass. Y no se fue. Estuvo acompañado en la mesa por casi todos los ex alcaldes vivos de la ciudad: Miguel Primo de Rivera (hijo), Manuel Cantos Ropero, Jesús Mantaras, Juan Corchado y Pedro Pacheco, ya que faltó María José García-Pelayo. Una foto inédita, en una cita a la que acudieron destacados nombres de la sociedad jerezana, además de numerosos amigos y familiares de los protagonistas.

Más de diez siglos de historia condensados en poco más de doscientas páginas en las que el autor, de forma amena y con interesantes datos, hace un resumen de los acontecimientos más importantes que han sucedido en Jerez desde el año 844 hasta 2009: política, sociedad, economía, religión, urbanismo... Once capítulos con los que Romero Bejarano asegura que no ha pretendido "molestar, tan sólo mostrar", ya que también se valora la gestión de estos alcaldes jerezanos, y otros que no estuvieron presentes, que en ocasiones "no salen muy bien parados".

Y empezaron a pasar por el estrado los ex regidores, por orden de mandato. Y comenzó Miguel, o Michi, Primo de Rivera (hijo) (1965-1971), que aseguró que siendo jerezano, aunque afincado en Madrid, "después de haber leído este libro, me siento más cerca de la tierra que me vio nacer. Y además, ha sido un ejercicio de repaso por la historia de España". Así, el hijo del ex alcalde reconoció que ahora, "me han entrado muchas ganas de revisitar San Dionisio, donde me bauticé, y San Miguel, entre otros lugares". "Creo -añadió- que el lector viajará con el pensamiento a la vez que lee esta obra. Puedo asegurar que ahora me siento más jerezano".

Por su parte, Cantos Ropero (1971-1976) reconoció que tan sólo ha tenido tiempo de "meter las narices en la obra", que leerá ahora "con más detenimiento". Y habló de "señorío, que no de señoritos", uno de los conceptos que más le han atraído de ese primer vistazo. Y por ello, recurrió a una anécdota como ejemplo de señorío, cuando el arquitecto de una casa en la que vivió, Vicente Massaveu, le pidió permiso para copiar para las bodegas Croft el diseño de la valla que él había proyectado para el chalet. "Un detalle, le dije que la idea era suya, no mía, aunque le hubiera pagado por su trabajo", comentó.

Jesús Mantaras (1976-1978), que sustituyó a Cantos Ropero, destacó que le ha gustado "ser alcalde de mi pueblo". Desgranó el libro "que sí he leído", y aseguró que "está muy bien, aunque reivindicaría la figura de mi familiar Tomás García-Figueras (alcalde de 1958 a 1966), como personaje histórico del siglo XX, al que se le dedican pocas líneas aquí".

A Juan Corchado (1978-1979) le tocó una alcaldía de penalti. Estuvo nueve meses casi por imposición, y recordó aquellos tiempos difíciles "en los que reunir a un pleno era complicado, y de dinero ni hablamos, a pesar de la buena gestión de Mantaras. Creo que fueron los meses más felices e importantes de mi vida, y aunque no hubo tiempo para hacer cosas por Jerez, nada de lo previsto se paralizó".

Pedro Pacheco (1979-2003), prologuista de la obra, fue el encargado de cerrar el turno. Aseguró que este libro "acercará al jerezano cosas que desconoce de su ciudad", y reconoció que la obra provoca el debate desde el principio hasta el final de sus páginas. "El autor -comentó- no engaña a nadie, porque avisa de su posicionamiento ante los hechos y las personas". Y recordó Pacheco los "grandes logros" que ha conseguido Jerez, "y quizás haya para una segunda parte de esta obra", y como un aviso a navegantes destacó que para ello, "hace falta más democracia y más política". Y dejó a los presentes con las palabras del "candidato", una deformación profesional de Pacheco hacia la figura del autor.

El escritor destacó su agradecimiento a todos los asistentes "y a las personas que han hecho posible que este libro haya visto la luz", y reconoció que "no ha sido fácil" su elaboración, por la concentración de temas, y destacó que este libro "asequible, no está dirigido a especialistas, sino al ciudadano en general".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios