Las obras del Teatro Romano encaran su fase "más peculiar"

  • Paulino Plata acudió ayer a comprobar el estado del emplazamiento arqueológico, cuyos trabajos se prevé puedan reanudarse a comienzos de la semana próxima

"Quería ver cómo iban los trabajos porque es mucho dinero", explicaba, ya a punto de despedirse, Paulino Plata. El consejero de Cultura de la Junta visitó ayer el Teatro Romano de Cádiz para comprobar, in situ, la marcha de las últimas obras realizadas en el emplazamiento y para recordar la nueva inversión de la Consejería en el proyecto, que permitirá la reanudación de los trabajos la semana que viene.

Un total de 460.000 euros que vienen a sumarse a los 1.380.373 que la administración pública ha invertido en los trabajos del coliseo gaditano, "y a los 500.000 euros invertidos en el Centro de Visitantes", cedido por la Consejería de Obras Públicas en 2009 y pendiente de ultimar obras de adaptación antes de poner ya en marcha el plan museográfico. El centro -que estará listo para comienzos del año próximo y que ha sido concebido para ir mostrando el teatro, a través de ventanales y ojos de buey a nivel del suelo, a la vez que lo explica al público-, desarrollará una museografía por capítulos, en la que se contextualizará la época, la tipología histórica y el papel de los teatros a principios de nuestra era.

Acompañado por la delegada de Cultura, Yolanda Peinado, y por distintos arqueólogos vinculados al proyecto -Darío Bernal, Alicia Arévalo, Paco Alarcón-, Paulino Plata recorrió gradas, galerías y parte del futuro Centro de Visitantes. Por ahora, la lobularia campa a sus anchas entre el graderío. "Es un proyecto muy grande, con gran parte de su estructura abierta, con lo que requeriría mantenimiento continuo, además de la dificultad añadida que tiene el realizar las excavaciones bajo los bloques de viviendas. Como podéis imaginar, desde el año 91 -comentaba Tomás Carranza, uno de los arquitectos que trabajan en el futuro Centro de Interpretación-, han sido muchos los responsables implicados y mucha la inversión realizada".

Paulino Plata remarcó también la peculiaridad de las obras del Teatro Romano, que acaban de ver finalizada la primera fase del proyecto y que encaran la segunda y tercera fase, en la que quizá sea la "actuación más peculiar de las que se han acometido desde la Consejería de Cultura, con unas circunstancias muy particulares que implican soluciones imaginativas", apuntó.

Así, una vez finalizados los trabajos de excavación al aire libre, comienzan las prospecciones de la parte de la Posada del Mesón --un inmueble que se levantó en el siglo XVII directamente sobre el escenario del teatro-, perforando la zona entre el final de la ima cavea y el comienzo del proscenio. Una labor para la que ha sido necesario asegurar antes las fincas colindantes, que perdían estabilidad con los trabajos. La zona de la Posada del Mesón es, se supone, la que ha sufrido menos alteraciones desde época romana y de ella están saliendo las piezas con mayor valor arqueológico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios