Los ojos del 68 de Bruno Barbey

  • La sala Cajasol ofrece desde esta noche una muestra de fotografías de aquel intenso año realizadas por el fotógrafo de Magnum · Gran parte de las imágenes no han sido publicadas con anterioridad

Tan sólo 25 años, 60 kilos de peso y toda la vida por delante. Al cuello, dos cámaras: una de blanco y negro y otra de color. Los brazos en jarras y dispuesto a comerse el mundo. Bruno Barbey, fotógrafo de la agencia Magnum, mira hacia alguna parte, de pie, entre cientos de jóvenes sentados. El movimiento popular no tiene templo.

Han pasado 40 años desde aquella 'pose', en 1968. Año de revoluciones que partieron de París hacia el resto del mundo. Muchos de aquellos momentos llegan ahora a España, a Jerez, en la sala Cajasol de la calle Larga, a través de las imágenes de Barbey. Más de un centenar de fotografías, vintages, carteles propagandísticos originales y un audiovisual, componen esta muestra, que se inaugura hoy, a las ocho y media de la tarde, y que se podrá visitar hasta el 22 de julio.

Bruno Barbey, junto al jefe de Departamento de Acción Cultural de Cajasol, José Manuel Amores, y el comisario de la muestra, Juan Carlos Sánchez de Lamadrid, presentó ayer esta exposición, centrada en el trabajo realizado por este fotógrafo de origen francés, aunque nacido en Marruecos, en aquella época. "Las imágenes que nos trae Barbey nos acercan a un mundo desconocido, nos llevan casi a una realidad, a una parte de nuestra historia, para muchos desconocida", comentó Amores.

La recopilación de imágenes comenzó hace un año. Y lo que al principio iba a ser una muestra de mayo del 68, ha derivado en una exposición de 120 imágenes de una época. Huellas eternas, en color y blanco y negro, de los acontecimientos que ocurrieron en Francia a partir de las revueltas estudiantiles y de los que sucedieron también en otros lugares del mundo al final de una década de importantes transformaciones sociales, políticas y culturales. La cámara de Barbey registra la intensidad de estos episodios en imágenes, ya clásicas de la contestación de París y de otras zonas en conflicto como Vietnam, Estados Unidos, Japón y Palestina.

La exposición cuenta con sonido de fondo. Una banda sonora que aporta, si cabe, más realismo a las imágenes. Se trata de un audiovisual de 14 minutos de duración en el que se suceden fotografías de Barbey, con sonido ambiente de la época y la narración del fotógrafo. La cinta ha sido realizado por Caroline Thienot-Barbey (esposa de Bruno).

El 50 por ciento de las imágenes que se pueden ver en la muestra no han sido publicadas nunca. Para la recopilación ha sido necesario un trabajo de investigación de prácticamente un año. Ha sido una operación de rescate de imágenes en las que, entre muchos de los personajes que aparecen está Cartier-Bresson, fundador de la agencia Magnum, en plena labor profesional.

Cajasol ha editado un libro sobre esta muestra, con 190 páginas y más de 100 fotografías. Dos textos completan esta edición: un análisis sobre las causas de las revueltas, a cargo de Juan Bosco Díaz-Urmeneta y una elegía escrita por el poeta francés Bernard Chambaz, a la memoria del estudiante muerto durante la represión en París, Gilles Tautin.

La muestra podrá verse también en Córdoba en los meses de julio y agosto, en la sala Vimcorsa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios