Todo lo que la película 'Parque Jurásico' hizo por la paleontología

  • El paleontólogo José Luis Sanz y el escritor Manuel Pimentel, en la Fundación Bonald

La Fundación José Manuel Caballero Bonald fue ayer de nuevo un lugar de encuentro entre la ciencia y la literatura, dado que a la unión de estos dos aspectos está dedicado el VII Seminario Permanente que está desarrollando la entidad de la calle Caballeros.

El escritor y editor Manuel Pimentel, uno de los dos ponentes de la sesión de ayer, manifestó su satisfacción por esta iniciativa "ya que en España no hay mucha tradición de ciencia y literatura. Hay otros países que tienen una tradición tanto de divulgación científica como de libros de ciencias o de aventuras científicas. Ahora está apareciendo un fenómeno como por ejemplo el de Eduardo Punset, que es muy interesante, de una literatura científica y que vende mucho".

En su opinión, "esto es bueno, porque nosotros tenemos una gran base humanística pero muy poca raíz científica y por eso es bueno hacer la ciencia divertida. Es una forma de que mucha gente joven y mayor comprenda que detrás de la ciencia hay una gran aventura y es muy divertida".

Pimentel se refirió en su intervención a los monstruos mitológicos en la literaturas como los grifos, los unicornios, los dragones... y después reflexionó sobre un asunto que calificó de "muy literario como es la evolución humana, la convivencia con el Neanderthal, porque los últimos neanderthales fueron andaluces". Asimismo, se detuvo en comparar el yacimiento de Orce con el de Atapuerca, lamentando "cómo los castellanos han hecho de Atapuerca un símbolo y los andaluces nos avergonzamos de tener el hombre más antiguo de toda Europa en Granada".

Por su parte, el catedrático de Paleontología de la Universidad Autónoma de Madrid, José Luis Sanz, recordó la necesidad de unir ciencia y literatura "porque la cultura en este país siempre ha sido más humanística que científica y yo creo que la cultura es tan científica como humanística".

En su opinión, "tanto las humanidades, el arte y la literatura tienen puentes con la ciencia. No son ámbitos de conocimiento estancos ni mucho menos, sino que hay puentes entre dos sistemas de conocimiento (el arte y la ciencia) que son diferentes pero que no tienen por qué ser independientes y de hecho, no lo son".

Para el paleontólogo, "una parte muy importante de esta conexión es la ciencia ficción, la literatura, el cine y el cómic de ciencia ficción". A él particularmente le gustan tanto la literatura como el cine de ciencia ficción, "y especialmente el de dinosaurios". En su opinión, "lo importante es no confundir las dos cosas, es decir. Uno no puede ver una película de dinosaurios y creer que está leyendo un tratado de paleontología. Eso sería tergiversar las cosas. Una película no es ciencia".

No obstante, señaló que "algunos compañeros míos dicen que por ejemplo la película Parque Jurásico no dice más que tonterías, pero son tonterías si lo ves desde la mente paleontológica. Si lo ves bajo el prisma de la creación fantástica y artística, la creación cinematográfica, es una gran película".

De hecho, está convencido de que "Parque Jurásico ha hecho más por la paleontología que muchas de las cosas que hemos hecho los paleontólogos durante años, despertar vocaciones entre los jóvenes para ir a las facultades donde los paleontólogos imparten su ciencia. Es una manera de crear cantera y de procurar que una ciencia como la paleontología no se resienta. Una vez que una persona medianamente culta sepa lo que es la creación artística y lo que es la ciencia, no tiene por que chirriar el chip. No te crees que un dinosaurio mide doscientos metros de altura porque sabes que eso es imposible".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios