El periodismo y el matrimonio no casan

  • José Joaquín León se estrena como novelista de la mano de Jirones de Azul y con la ex concejal Rosamar Prieto-Castro como presentadora de 'Me casé con un periodista'

Una novela fuerte, dura, que aborda la crisis y la corrupción, trufada con un humor mordaz, que juega con el equívoco, la suplantación, el engaño, que impacta en el lector por los trazos de hiperrealismo que adquiere el texto en muchos momentos. Una novela políticamente incorrecta: "Mucho más que picante", dijo Rosamar Prieto-Castro, ex teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Sevilla, sobre la primera novela firmada por el periodista y escritor José Joaquín León (Cádiz, 1955), que lleva por título Me casé con un periodista, en homenaje a su admirado Philip Roth y su Me casé con un comunista. La obra de León traza las tribulaciones de dos periodistas que se divorcian. León, que actúa como narrador omnisciente, narra la vida de cada uno, que transcurre entre Sevilla, Cádiz, Madrid y Nueva York. La obra adquiere tintes de sátira, están presentes el machismo y el feminismo, se aprecia un escrupuloso respeto al lenguaje coloquial de los personajes de la Sevilla profunda y de la Cádiz honda, y una crítica cruda a la coyuntura actual del periodismo y de los medios de comunicación. "El periodismo ya no es lo que era y es probable que ya no vuelva a serlo", se lamentó el autor, que reveló que además de ser gran aficionado a la Semana Santa, el fútbol y el carnaval, también lo es de la novela contemporánea norteamericana: "Este libro es una novela norteamericana de la Baja Andalucía sin tocar temas del folclore local".

La presentación, celebrada en el salón de actos del Ateneo, se desarrolló en un ambiente especialmente ameno. Prieto-Castro confesó sus temores iniciales: "Yo lo veía al principio como un señor muy serio que creía que había escrito un muermo de novela. Pero me he quedado estupefacta tras leerla, es un libro en el que aprecio el humor gadita, la mordacidad". León dejó claro que no se trata de una novela autobiográfica -transcurre entre 2012 y 2013- y que su mujer no está retratada en ningún momento en las páginas: "Me meto con todo el mundo, hasta conmigo mismo. Me meto sobre todo con los periodistas. Los periodistas salen fatal. No es una novela histórica, más bien histérica". Él aparece en una ocasión, pero haciendo running.

La portada del libro, obra del pintor gaditano Antonio Álvarez del Pino, que retrata el torso desnudo de una mujer, es la introducción perfecta para una obra que descubre a José Joaquín León no sólo como novelista, sino como autor de una obra muy alejada de la temática de sus anteriores libros.

León escribió 450 folios que han quedado plasmados en 611 páginas. El autor elogió a la editorial Jirones de Azul: "Publicar esta novela es una decisión valiente". La editora Rosa García Perea auguró: "A las mujeres les va a gustar mucho esta novela", un libro que inaugura la colección Celofán de esta firma editorial, dedicada a la literatura de temas de actualidad. El autor cumplió dos sueños. Uno muy serio, como es el de escribir una novela, sólo permitido a los periodistas con carácter emprendedor a los que el oficio permite algo de tiempo libre en sus carreras. Y otro con mucho sentido del humor, no exento de cierta retranca, como el de ser presentado por Rosamar Prieto-Castro, que durante cuatro años introdujo en el Teatro de la Maestranza a los pregoneros de la Semana Santa.

"Hubieras sido una magnífica alcaldesa", le piropeó el autor a su presentadora. "Pues los míos no salen muy bien parados en el libro", respondió Rosamar Prieto-Castro en alusión al trato recibido en las páginas por sus compañeros de filas socialistas.

"Lo último que tiene hacer una mujer es casarse con un periodista". Tal vez el periodismo y el matrimonio no casen bien porque el primero es una suerte de sacerdocio. Por si acaso, el autor le dio las gracias a su mujer, María Paz Martínez Peralta, presente en la sala, por seguir casada con él tras décadas de oficio en las redacciones, incluidos muchos años en puestos de alta dirección.

Es la novela mordaz, satírica y alegórica de un periodista de ruán. "No hables mucho de mi currículum que soy tímido", le había rogado a su presentadora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios