Lo popular y lo culto desde el Sur

Programa: Obras de J. Rodrigo, J. Turina, J. Rodríguez Romero, O. Respighi y N. Skalkotas. Orquesta Internacional del Festival. Piano: Juan García Rodríguez. Director: Juan Rodríguez Romero. Lugar: Auditorio de la Merced. Fecha: Sábado, 8 de agosto. Aforo: Dos tercios.

Allá por 1982, cuando el panorama orquestal de Andalucía era el de un desolado desierto, Juan Rodríguez Romero tuvo la feliz idea de aprovechar la presencia en el festival sanluqueño de una orquesta residente para, sumándole algunos de los intérpretes de cámara y de otras agrupaciones presentes en el certamen, crear una denominada Orquesta Internacional del Festival. Desde entonces hasta la actualidad se ha mantenido esta línea de programación, y el pasado sábado pudo conocerse a la agrupación internacional de esta edición, constituida básicamente por la Camerata de Linz presente en Sanlúcar como orquesta residente.

Con un programa conformado a base de obras que hacen de la sublimación y transposición de la música popular al lenguaje orquestal su principal seña de identidad, Juan Rodríguez Romero dirigió con eficacia y precisión. Destacaríamos en su haber su capacidad para clarificar las texturas y para permitir que se oigan todas las voces y todas las líneas melódicas, ejemplo de lo cual pudo ser la Siciliana de Respighi. Asimismo, brilló el director en el control de los ritmos superpuestos y cruzados de las piezas de Skalkotas, especialmente en Kleftikós. Consiguió de las cuerdas efectos evanescentes y soñadores con las sordinas en la Zarabanda lejana de Rodrigo. Por último, Juan Rodríguez Romero nos dio a conocer también su faceta como compositor a través de su obra Caballos, Luz, Mar, de evidente inspiración local. Obra que explora los límites de la tonalidad, escrita con acentos tensos e inquietantes en la primera parte y que evoca el galope de los caballos o los embates del mar mediante rápidas figuraciones y trémolos en las cuerdas graves. En estas piezas asumió la parte pianística el también sanluqueño Juan García Rodríguez, quien brilló especialmente, además de por su precisión, por su sentido del color mediante la variedad en la pulsación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios