trebufestival

El pueblo que actuó para Spielberg

  • Trebujena celebra estos días el 30 aniversario del rodaje del filme 'El imperio del sol' en sus marismas

  • Un acto reunió ayer a extras locales de la película

La efemérides convocó ayer a muchos de los que participaron en el rodaje hace tres décadas. La efemérides convocó ayer a muchos de los que participaron en el rodaje hace tres décadas.

La efemérides convocó ayer a muchos de los que participaron en el rodaje hace tres décadas. / Pascual

Suena Suo gan en la Plaza del Ayuntamiento de Trebujena. Nueve niños del coro infantil de la Escuela Municipal de Música cantan el tema principal de la banda sonora de El imperio del sol, la película que rodó Steven Spielberg hace ahora justo 30 años en las marismas del pueblo. El X Trebufestival, que se celebra este fin de semana en la localidad, lo conmemora como una efeméride histórica.

Un nutrido grupo de extras que participaron en el filme asistieron ayer al "reencuentro" convocado por el Consistorio para recordar el rodaje y su repercusión en la vida del municipio. "Es un motivo de orgullo para los trebujeneros que Spielberg se fijara en nuestro pueblo para hacer la película y decidiera ponerle el título de El imperio del sol, lo que significa que posiblemente tenemos una de las puestas de sol más bonitas del mundo", destacó el alcalde, Jorge Rodríguez, que en aquellas fechas sólo tenía siete años, pero no tuvo la suerte de actuar como extra porque "no era rubito con los ojos claros".

El rodaje duró seis semanas y Eugenio García no se perdió ni una. Lo hizo con varios, digamos, papeles. Fue doble de Ben Stiller, uno de los actores del reparto; hizo también de inglés "de relleno" e interpretó incluso a "un japonés muerto". Cobraba diariamente 6.000 de las antiguas pesetas -eran jornadas de diez horas-, aunque alguna vez llegó hasta las 15.000 porque "salía en una escena". Tenía entonces 18 años y acababa de terminar la "mili" de voluntario.

María Josefa Gil trabajó "de relleno" once días. Hizo de presa del campo de concentración: "unas veces estaba en la salida, otras lavaba, otras me escondía cuando llegaban las bombas...". "En aquella época yo era muy delgada, alta y rubia, de manera que daba el perfil de inglesa", recordaba ayer. La jornada comenzaba muy temprano, nunca más tarde de las seis de la mañana. Percibía 5.000 pesetas al día, incluso 7.500 en una ocasión. Además, "a las ocho de la mañana nos daban un pedazo de bollo que no se me olvidará en la vida".

Ana Silva no se presentó a la selección de extras, pero eligieron a su hijo, con dos años y medio, porque "era rubito con los pelitos rizados". Así que ella también acabó participando en el rodaje. "Se lo llevaban un rato y luego me lo traían para darle de comer. Yo estaba muy pendiente de mi niño", relataba al pie del escenario instalado por el Ayuntamiento para la ocasión.

El acto municipal tuvo como especial protagonista a John Baker, técnico de efectos especiales de la película que fue a Trebujena a trabajar y ya no dejó el pueblo. Se enamoró de una trebujenera, Isabel Galán, y terminó afincándose en el municipio. Después de tres décadas se ha convertido en un personaje emblemático de la historia reciente de esta localidad gaditana, que años atrás le distinguió con el título de Hijo Adoptivo.

El ganador de un Óscar por Indiana Jones confesaba que tenía "muy pocos recuerdos del rodaje" porque estaba "muy concentrado" en su trabajo. "Para mí, en principio, era una película más en mi trayectoria, pero después significó muchísimo más, porque cambió mi vida para siempre", afirmó. Encantado, como está, de seguir residiendo en este pueblo tanto tiempo después, en el acto pasó de referirse a El imperio del sol como "la película más importante de mi vida' a asegurar que "el mosto de Trebujena es el mejor del mundo", ganándose un entusiasmado aplauso del público asistente.

La celebración continuó con una exposición conmemorativa del filme y el programa del Trebufestival de la mano de 27 conjuntos musicales, siete batucadas y seis grupos de malabares, además de decenas de artesanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios