El retrato romano de Mesas de Asta protagoniza hoy La pieza del mes del Museo

  • Las explicaciones estarán a cargo del doctor en Historia del Arte Ramón Corzo Sánchez

Comentarios 1

El Museo Arqueológico de Jerez ofrecerá hoy sábado, día 21 de febrero, a las 12,30 horas, una nueva sesión del programa didáctico La pieza del mes, organizado por la Asociación de Amigos del Museo y la delegación de Turismo, Cultura y Fiestas. La entrada a esta actividad es libre y gratuita.

El retrato romano de Mesas de Asta es la pieza del mes de febrero, y las explicaciones sobre la misma correrán a cargo de Ramón Corzo Sánchez, historiador, arqueólogo y profesor de Historia del Arte en la Universidad de Sevilla. Precisamente, esta pieza ha sido solicitada por el Museo de Bellas Artes de Bilbao para incluirla en una exposición.

La obra es el 'retrato de un anciano' en mármol de 36 centímetros de altura y de época romana, concretamente de inicio de la época de Augusto, que fue encontrada en el yacimiento de Mesas de Asta. La pieza constituye uno de los escasos ejemplos que ilustran los inicios de la retratística romana en Hispania. Pertenece a un hombre anciano que mira a lo lejos y distiende los labios finos en una sonrisa. El tiempo ha dejado una profunda huella en su rostro, patas de gallo, arrugas y pliegues que tampoco faltan delante de las orejas y en el cuello. Pelo corto y escaso del que sólo se señalan las puntas, mientras que unas entradas profundas se abren sobre la frente. Mantiene la tradición del realismo republicano, si bien adscrita a una corriente artística culta, que vincula la obra al retrato romano urbano.

En 1870 se descubrió al norte de las Mesas de Asta, un conjunto de piezas romanas integrado, al menos, por una figura de león recostado, un togado, tres bloques de piedra con inscripción de gran tamaño y el retrato que aquí nos ocupa. Se estaba entonces construyendo el firme de la carretera de Jerez a Trebujena y muchos de los labradores de la zona se afanaron por extraer piedra para venderla a los contratistas; uno de estos labradores comprendió el valor de las piezas de piedra y decidió conservarlas.

El hallazgo despertó desde el principio un gran interés. El propietario de la finca pagó por ella cien reales y una yegua. Después se iniciaron gestiones por la Comisión de Monumentos de Cádiz para su adquisición, con la intervención del alcalde de Jerez y el gobernador de la Provincia, pero no se llegó al acuerdo y las obras terminaron por pasar a decorar los jardines de la finca El Altillo de la familia González, hasta su pase definitivo al Museo de la ciudad. El retrato destaca por la calidad de su ejecución y por la buena conservación que hace posible apreciar con claridad los propósitos del artista y las tendencias del estilo final de la República

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios