"He reunido parte de mi vida, que está reflejada en estos poemas"

  • El escritor colombiano Ramón Cote recibe el XXIII Premio Unicaja de Poesía por 'Los fuegos obligados', una obra que tardó veinte años en escribirla

El autor colombiano Ramón Cote empezó a escribir Los fuegos obligados en los años 80 pero hasta ahora no lo ha visto publicado. Ha sido gracias a la concesión del XXIII Premio Unicaja de Poesía. El galardón incluye, además de 10.000 euros y una escultura de Miguel Berrocal, la publicación de la obra por la editorial Visor.

"Hay libros que uno escribe y otros que lo escriben a uno. Los fuegos obligados pertenece al primer apartado y he tardado en escribirlo cerca de 20 años. En su transcurso, fueron apareciendo otros". Así comenzó su discurso Ramón Cote en el acto de entrega del Premio Unicaja de Poesía, que se celebró el miércoles en la entidad financiera.

El literato contó ante el público asistente que empezó a escribir esta obra en Madrid con el título ya decidido y con la intención de incluir en él "asuntos determinantes, como la infancia y su fugacidad, el paso del tiempo, el conocimiento y la pérdida de las ciudades, las mujeres que sólo pasaron un instante delante de mis ojos, las ventanas, así como lo perdido y recuperado por el poder de la palabra". Dijo que en Los fuegos obligados "he reunido parte de mi vida, que está reflejada en estos poemas. Ese joven de 20 años que empezó a escribirlo y este no tan joven que le dobla la edad se encuentran en este libro. Es el latir del tiempo, la intensidad del tiempo vivido o, mejor, el tiempo vuelto palabra".

Afirmó que esta obra también refleja su veneración hacia poetas determinantes, como Jaime Gil de Biedma, Ángel González o Rafael Alberti, entre otros.

Ramón Cote se refirió a la fascinación que siente por Cádiz desde niño y que, aun viviendo diez años en España, nunca llegó a conocer esta ciudad. "Era una de esas frustraciones que se acumulan con el tiempo. Hasta hoy".

El escritor colombiano recibió el galardón de manos de la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y del director de la Obra Social y RSE de Unicaja, Felipe Faraguna. Éste se enorgulleció de que con este galardón se apoye y difunda "un género a veces olvidado" y dio paso al escritor Felipe Benítez Reyes, miembro del jurado del XXIII Premio Unicaja de Poesía.

Benítez Reyes comenzó su intervención leyendo un poema de la obra ganadora. Tras darle la enhorabuena al autor en nombre de todos los miembros del jurado y pronunciar una breve biografía, afirmó que Los fuegos obligados "da muestra sobrada de la imaginativa poética y capacidad de inventiva verbal" de su autor. Lo calificó como un libro denso y variado, con recursos de expresión novedosos; como una obra clara, verdadera y hermosa. "Estamos ante un libro de madurez, equilibrado y sereno", dijo. Añadió que armoniza tradiciones muy diversas, tanto latinoamericanas como españolas, y que "revela una voz singularizada en el panorama de la poesía hispanoamericana de nuestro tiempo".

Deseó a Ramón Cote que este premio "le una para siempre a la tierra de Cádiz". Y concluyó su intervención leyendo otro poema del autor colombiano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios