Al son del ritmo que marca Jesús

  • El músico jerezano Jesús Pacheco Mánuel acerca a los niños instrumentos de percusión como la marimba o el vibráfono · A pesar de su juventud, ha dirigido y formado parte de numerosas orquestas

Comentarios 11

Encontraba el niño la diversión en eso de dar golpes a cualquier objeto que emitiera sonidos, por muy raros que fueran, aunque sonaran a lata. Para él era música, da igual lo que pensaran los mayores. Sus carreras por los hipermercados hacia el lineal de botes de pintura era un placer indescriptible y un ir y venir arriba y abajo de los padres. Por unos instantes se convertía en el mejor director de orquesta del mundo.

Pasan los años y ayer mismo, la Sala Compañía acoge un concierto didáctico de percusión, convocado por la Escuela Municipal de Música, a cargo del músico jerezano Jesús Pacheco Mánuel. Aquel inquieto pequeño que ha llevado a buen puerto su vocación y que comenzó sus estudios musicales en el antiguo Conservatorio Profesional Joaquín Villatoro, de titularidad municipal. Los culminó en el Conservatorio Superior Manuel Castillo de Sevilla, con la calificación de sobresaliente en la especialidad de Percusión. Pese a su juventud, tan sólo 26 años, tiene una amplia experiencia de colaboraciones musicales, también grabaciones, en grupos y orquestas. Ha actuado en salas como el Auditorio Nacional de Madrid, el Philarmonie de Berlín, Teatro A La Scala de Milán, el Musikverein de Viena, el Concerthaus de Viena, el Liederhalle de Stuttgart y Teatro Maestranza de Sevilla.

Una cita, la de ayer, en la que alumnos en torno a 10 años conocieron más de cerca instrumentos como la marimba, el vibráfono o lo que es la multipercusión. "He visto la cara que ponían y me recordó a mí, a esa edad. Creo que ha sido novedoso porque han descubierto sonidos diferentes, me han seguido el ritmo. Ha sido bonito", cuenta Jesús.

En realidad, Jesús empezó a tocar el piano con 11 años, que estudió durante más de un lustro. Un instrumento que fue dejando por la percusión con el tiempo. Perteneció a la banda del Desconsuelo, y a partir de ahí empezó a desarrollar su vocación, aunque reconoce que gracias al piano aprendió el lenguaje musical necesario. Ha tocado ya con orquestas como las Filarmónicas de Málaga, Sevilla, Córdoba, en la Orquesta Joven de Andalucía y en la Academia de Estudios Orquestales de Barenboim-Said. Hace dos años que acabó su carrera en Sevilla, donde fue alumno del solista de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla Iñaki Martín. Todos sueños hechos realidad, aunque con actuar en muchos de estos sitios casi ni siquiera soñaba "porque no estaban a mi alcance".

Perfeccionista al máximo, es además un gran investigador de nuevos instrumentos o sonidos, como la percusión clásica, para la que tiene que introducirse además en el mundo del grabado, "ya que no hay casi partituras y son las únicas fuentes históricas que hay". Ahora se marcha a EEUU para continuar sus estudios. "Esto es como el deporte, hay que entrenar diariamente, aprender todos los días. Ahora voy a seguir perfeccionando tanto la percusión como la dirección orquestal". Jesús forma parte también del cuarteto de percusión Hitspalis, que nació de la Orquesta Joven de Andalucía y de la Academia de Estudios Orquestales, con el que tiene proyectos como la incursión en el flamenco.

Ahora, el mayor deseo de este jerezano es vivir de la música y que en su tierra se le dé más importancia a la percusión, un campo en el que asegura hay futuro, "si uno lo sabe buscar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios