Música

¿Quién salvará el rock and roll?

  • La mítica banda The Dictators y Los Coronas sobresalen en el cierre del Serie Z 2013 ante una audiencia enfervorecida. El Festival gana asistentes y ya piensa en la próxima edición

El Serie Z está hecho para salvar el rock and roll. Alimentado por la sangre de sus cada vez más numerosos seguidores, la Sala Paúl acogió el sábado de madrugada el cierre de la tercera edición consecutiva de este festival, la quinta de su historia. El cartel ideado para la segunda jornada del evento confirmó las expectativas creadas. El reclamo de ver a bandas como The Dictators, The Del- Lords o Los Coronas funcionó ya que la asistencia de público, unas 450 personas aproximadamente, creció con respecto al viernes y a ediciones anteriores.

El grupo malagueño The Smokers solventó de forma correcta la incómoda papeleta de inaugurar la tarde de conciertos. Los de Estepona, de corte hard rock, repasaron los temas de su álbum Dirección Sur, en la calle desde 2011. El combo norteamericano The Western Sizzlers tomó el relevo. El grupo de Atlanta, con un único disco bajo el brazo, For ol times sake (2012), pero con más de 30 años de experiencia, sorprendieron gratamente a la audiencia. Liderados por Kevin Jennings, ex Georgia Satellites, y Rick Richards, facturan un clásico country rock aderezado con boogie woogie. De la southern music pasamos al punk rock de The Hangmen. Los angelinos, inmersos en una gira europea presentando su último elepé, East of western, trajeron a Jerez su particular cancionero de drogas, amor, alcohol y, por supuesto, rock and roll. Bryan Small y su cuadrilla, poseedores de un amplio repertorio en el que destacan We got blood on the toes of our boots, Metallic I.O.U y el disco homónimo de 1989, acabaron por convencer a la parroquia.

El paso por el ecuador de la velada llegó con Los Coronas. Los madrileños demostraron estar en un espectacular estado de forma. Fernando Pardo ejerció de divertido frontman para un conjunto que no necesita cantante. De pedir palmas al respetable, a alabar con todo derecho a su trompetista Yevhen Riechkalov y a preguntarse por qué no habían jóvenes en el auditorio apoyando el rock. Pardo y lo suyos sí lo hacen, y de qué manera. Su rock instrumental con tintes surf encandiló a los oyentes, entre los que se encontraba entusiasmado el cantante de los Western Sizzlers. La banda de Malasaña incluyó en su listado de canciones las versiones de Kraftwerk y Los Brincos de su último trabajo, El extraño viaje, lanzado hace un mes escaso.

Tras el bailoteo vivido con Los Coronas, llegaría otro cambio de registro con The Del-Lords. El cuarteto de Nueva York fundado por el ex Dictators Scott Kempner puso todos los ingredientes que les hicieron liderar el nuevo rock americano en los años 80: garage, country, blues, folk y rock, mucho rock. La banda se centró en las temas que componen su primer larga duración en 23 años, Elvis Club, que contiene el pildorazo When the drugs kick in. No faltaron además clásicos como Judas Kiss o How can a poor man stand such times and live, de Alfred Reed. Kempner se acordó de su paisano Lou Reed al que dedicó I'm waiting for my man.

Pat Traver también era otro de los artistas que traía nuevo material, Can do, editado este verano por el sello italiano Frontier Records. El solista canadiense de hard rock demostró su habilidad a la guitarra, ya fuera con su Fender o con la Paul Reed Smith Modern Eagle. Travers ofreció durante el recital un recorrido por las diferentes etapas que han caracterizado su carrera: el rocking, las melodías clásicas y el blues. Por cierto, bonito bis vivido con BoomBoom (Out Go The Lights).

Y con ellos, llegó el desparrame. The Dictators NYC pusieron patas arriba la Sala Paúl. Como si se tratara de una noche en la mítica CBGB, Dick Handsome Manitoba y los suyos dieron un concierto magistral. Fue una noche para reivindicar y celebrar el rock. Sonaron himnos como Who Will Save Rock 'n' Roll?, I Am Right, Avenue A y Baby Let's Twist y con la participación de Scott Kempner en el escenario dedicaron New York, New York al recordado Lou Reed. El respetable vibró con la entrega de Ross the Boss, Dean Rispler, Daniel Rey y J.P Thunderbolt, ovacionado a la salida, en el patio, por los incondicionales. El Serie Z 2013 ha sido un éxito y la organización ya trabaja en la próxima edición que, de momento, volverá a repetirse en Jerez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios