La semilla de Lothar Bergmann

  • Santillana incluye en uno de sus libros de texto el estudio del arte sureño · El recordado investigador luchó toda su vida por la defensa del arte rupestre de la comarca, que ahora logra este reconocimiento

El recordado y querido investigador Lothar Bergmann peleó toda su vida por el reconocimiento del conjunto del arte rupestre del sur de la península ibérica. Él mismo lo dio en llamar arte sureño, localizado en más de 200 cuevas y abrigos de Cádiz y Málaga (casi el 75% de las gaditanas en el Campo de Gibraltar), con representaciones prehistóricas en forma de pinturas y grabados. Bergmann, tarifeño de adopción y corazón, falleció en noviembre de 2009 sin haber podido alcanzar su sueño más anhelado: que la Unesco otorgara al arte sureño la distinción de Patrimonio de la Humanidad, al igual que catalogó de tal manera a las manifestaciones rupestres del arco mediterráneo en 1998. La batalla constante de Bergmann en absoluto resultó vana y ahora además su semilla ha dado nuevas flores.

De manera reciente la Diputación de Cádiz, a través de la Fundación Dos Orillas, confirmó la creación del premio Lothar Bergmann, que, anualmente, galardonará a las personas y las instituciones que se caractericen por su lucha en pro del patrimonio cultural y concederá una beca para desarrollar investigaciones arqueológicas. Asimismo, se acaba de producir otro acontecimiento que representa un paso adelante en la campaña del arte sureño por su conservación. La editorial Santillana lo ha incluido en uno de sus libros de textos como material de estudio, concretamente de Geografía e Historia para alumnos de Primero de Secundaria.

El manual es de Grazalema, el sello de Santillana especializado en elaborar las obras adaptadas al cuadro curricular de la comunidad autónoma andaluza. En estos momentos no se puede garantizar cuándo llegará a las aulas. Es posible que todavía no de cara al próximo curso, quizá para 2011.

La referencia a las manifestaciones prehistóricas de la comarca se realiza en el libro de texto junto a la de los yacimientos de Atapuerca. "Se conoce con el nombre de arte sureño -se indica- a un conjunto de pinturas y grabados rupestres que se encuentran en más de 180 cuevas y abrigos naturales situados en el sur de la provincia de Cádiz". "Las pinturas más antiguas datan del Paleolítico Superior, aunque también existen muestras de pinturas neolíticas. Algunas de estas representaciones son incluso más antiguas que las de la cueva de Altamira", añade.

El texto aparece ilustrado con una fotografía de uno de los grabados de la cueva del Moro de Tarifa, uno de los más conocidos, el de la yegua preñada. "Las figuras más antiguas de esta cueva fueron descubiertas por Lothar Bergmann", cuenta la obra académica. Igualmente se agrega un ejercicio para el alumno en el que se le sugiere visitar un enlace de youtube, tras lo que se le requiere que explique "cuál es la importancia del arte sureño y qué problemas existen para su conservación".

Después del deceso de Bergmann, Santillana se puso en comunicación con la viuda del investigador, Paqui Ruiz, para informarle de su proyecto. Además del reconocimiento del arte sureño, la inclusión en el libro de texto supone un homenaje a la vida y la obra de la persona que más realizó por la preservación de estas manifestaciones del más remoto pasado.

Lothar Bergmann "se merece todo lo que hagan. Yo querría que también se le demostrara con el cerramiento y la protección de las cuevas", subraya Ruiz, que de esta manera lanza el guante a la Diputación y a la Junta de Andalucía, como tantas veces lo hizo su pareja.

En 1999 Bergmann llegó a encerrarse en la cueva del Moro, el santuario paleolítico más meridional del continente europeo. En su tercer día de protesta, un 9 de junio, fue cuando consiguió su meta: se recibieron los materiales para las rejas y comenzaron los trabajos de protección del arte rupestre del abrigo. La acción demuestra hasta dónde llegó un compromiso con el patrimonio que, en alguna ocasión, como estas últimas fechas, ofrece satisfacciones en forma de resultados. Pero quedan aún muchas cuevas al socaire de los vándalos, los animales y el mal tiempo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios