No siempre los malos pierden

  • El Villamarta pondrá en escena 'Rigoletto' de Verdi los días 19 y 21, protagonizada, entre otros, por Luis Cansino, Ismael Jordi, Sabina Puértolas y Rubén Amoretti

Aunque sólo sea en la ficción, esta historia no tiene un final feliz, sin embargo, es la historia que más "éxitos y alegrías" ha dado al Villamarta. Es Rigoletto, de Verdi, que se pondrá en escena el próximo jueves 19 y el sábado 21 con un reparto en el que destaca la presencia del barítono Luis Cansino, la soprano Sabina Puértolas y el tenor jerezano Ismael Jordi, y que ayer fue presentada en el coliseo jerezano.

En opinión de Francisco López, director de escena, "esta maravillosa obra retrata el alma humana con la genialidad de Verdi". "Es una excelente muestra del teatro musical", añadió. "Es la música hecha palabra al servicio de unas emociones", agregó. Sin embargo, el compositor lo pone de manifiesto "con una simpleza de recursos", lo que incrementa el valor artístico de esta ópera. "Los retratos de los personajes -apuntó- en su proceso son riquísimos. No son planos, tienen su propia filosofía". Tanto la partitura como el libreto están concebidos para mostrar situaciones acorde con la tensión dramática de lo que se observa en escena. A este respecto, el público se ve envuelto en una deliberada "sordidez de los ambientes". Para López, Verdi refleja "un mundo degradado, un clima moral" donde "triunfan los malos". En este sentido, la propuesta escénica traslada la acción a la Italia fascista de Mussolini con el objeto de reflejar el totalitarismo de las relaciones humanas descritas en el libreto.

Por su parte, el director musical, Carlos Aragón, calificó de "reto" dirigir Rigoletto, y recordó "la calidad artística, profesional y vocal del reparto". Manifestó que teatro y música aparecen unidos como "un todo indivisible que se retroalimenta". A este respecto, mencionó que "la orquesta llega a ser un personaje más creando colores y atmósferas, manteniendo un pulso dramático desde el principio hasta el final".

Luis Cansino interpreta el papel de Rigoletto, que calificó como "el más importante y complejo en la cuerda de barítono". El cantante ha participado en varias producciones de este título y pese a ello, aseguró que siempre descubre "cosas nuevas". La soprano Sabina Puértolas, a quien le encantan los retos, precisó que interpreta el papel de Gilda con "una vuelta de tuerca más" en lo escénico" y con "un fraseo diferente" en lo vocal. Por su parte, el tenor jerezano Ismael Jordi (Duque de Mantua) hizo hincapié en que "en cada representación te das cuenta de la magnitud de esta obra. Es una ópera que emociona".

La directora del Villamarta, Isamay Benavente, hizo un llamamiento a los ciudadanos, medios de comunicación, administraciones y entes varios, y reivindicó el valor de la cultura, "ya que hoy más que nunca, en el Teatro apostamos por la ópera, algo que hay que saber valorar". Benavente subrayó que desde el Villamarta, "seguiremos apoyando el desarrollo cultural de la ciudad, una tarea en la que hace falta la ayuda de todos". Una declaración de intenciones que ha sido suscrita en masa por el resto de nombres que participan en la obra.

El elenco artístico lo completa Rubén Amoretti, Marina Pardo, Federico Gallar, David Lagares, Hilario Abad, Juan Manuel Pérez Madueño, Inmaculada Salmoral, Esperanza Melguizo y Erregiñe Arrotza. El diseño de la escenografía y vestuario es obra de Jesús Ruiz, mientras que la coreografía corre a cargo de Belén Fernández.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios