No sólo Julieta escribía cartas íntimas

  • El conjunto alemán ofrece en el Teatro Villamarta un concierto en el que da muestras de una depurada y nítida actuación y de por qué cada uno de sus conciertos recibe aplausos entusiastas

Quizás Samuel Barber pretendió mostrar su atracción por lo infrecuente al crear su canción 'Dover Beach' para barítono y cuarteto de cuerda, obra que abrió el concierto que escuchamos el pasado jueves en Villamarta a cargo del Cuarteto de Leipzig y del barítono Stephan Genz.

No es habitual la formación musical que acoge a un cuarteto de cuerda y voz; de hecho hay quien la considera poco atractiva, sin embargo, debo decir que desde que escuchara hace más de doce años al propio Elvis Costello con el Cuarteto Brodsky en este mismo Villamarta interpretando sus 'Cartas de Julieta', me pareció fascinante ese encuentro entre el conjunto, rotundo, perfecto, del clásico cuarteto de cuerda y la riqueza -igualmente plena de posibilidades y colores- de la voz humana, donde ambos logran conservar su propio carácter; a pesar de que la obra en sí no puede ocultar su aire de pastiche, compartiendo al mismo tiempo inspiración (con influencias) y descarado plagio. Dicho lo cual y descargado de cualquier prejuicio, reconozco que me gusta.

Transcurrido el tiempo se ofrece la posibilidad de escuchar lo que parece haberse convertido ya en un clásico, alistando seguidores tanto arriba como abajo del escenario. Sobre las tablas un conjunto que se ha ganado el reconocimiento interpretando las integrales más exigentes del repertorio: Beethoven, Brahms, Mendelsohn, Mozart y Schubert, sin olvidar las comprometidas de la Segunda Escuela de Viena, deja de manifiesto sus mejores cualidades en esta misma cita con una lectura depurada y nítida de las 'Cartas íntimas', ese maravilloso y apasionante último cuarteto de Leos Janacek. Pues bien, regresando a esas 'Cartas de Julieta', ahora las escuchamos (doce de las veinte escritas por Costello) por un barítono de arraigada trayectoria en el lied y que les da otro aire, más serio, quien lo duda, pero no menos atractivo. Da que pensar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios