El vino en ámbar, blanco y negro

  • La fotógrafa jerezana María Higuero inaugura hoy en Nueva York la segunda parte de su trilogía del vino con 'Vida (visible e invisible)' sobre la labor más desconocida de la tonelería

Mientras la luna reina sobre las bodegas Estévez, el sol aún brilla en Nueva York. La fotógrafa jerezana María Higuero inaugurará hoy en La Nacional su exposición 'Vida (visible e invisible)', en el marco del III Congreso de Asociaciones Españolas en EEUU y Puerto Rico, organizado por FAEUSA y la Consejería de Empleo y Seguridad Social en EEUU y Puerto Rico. Una presentación que se celebrará a puerta cerrada con la presencia de destacadas autoridades. Asimismo, está invitada a la cena posterior donde Higuero ofrecerá vino procedente de las bodegas Estévez, que es donde ha realizado este trabajo artístico, además de en la tonelería de Julio. "Allí tendré la posibilidad de intercambiar impresiones con los invitados, además de explicar con más detalle mi trabajo. La verdad es que estoy muy contenta", apunta la autora, que es la segunda vez que muestra su obra en la 'Gran Manzana'.

Un trabajo que tiene su origen en 'Divino Jerez', primera parte de la trilogía, que surgió con el objetivo de darle rostros al vino. En esta segunda entrega, la fotógrafa se ha ido a la bodega, lo que ella llama "el alma del vino, a su parte más desconocida, a la tonelería, a la bota estropeada, a cuando se arregla", que ya se expuso en 2016 en el Consejo Regulador, a beneficio de Cáritas. Esta nueva obra es "más de autor", casi todas son en blanco y negro, excepto en las que se requería el color como el fuego o la flor del vino, que es como ámbar y que puede parecer también la luna, sólo cambia la luz. "Como siempre, las fotografías son captadas, ninguna es posada. Es todo un proceso en la tonelería, una labor que se está perdiendo", cuenta. "No es sólo, vamos a meter mosto en una bota y vamos a esperar, o si se estropea la bota la tiramos. No. Aquí, en estas botas, está el ADN de este vino, sus ancestros... Si se pierde, no sería el vino como conocemos hoy. Es el alma que un día se puede perder. Hay muchas tonelerías que hacen botas nuevas, pero la antigua es un proceso en peligro de extinción".

La autora ya está preparando una nueva muestra sobre el vino de Jerez que completaría la trilogía en todos sus aspectos. "Sé que de lo que voy a hacer no hay nada hecho. Con estas tres exposiciones se puede saber qué sentimos nosotros por el vino de Jerez", asegura Higuero. Hay que destacar que las dos primeras muestra se donarán a FAEUSA, que las moverá por los estados por donde vayan haciendo actividades. Asimismo, también las girará Vicky Miller, miembro de 'Sherry Explorers', en las catas que organice en casas españolas en EEUU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios