Desde el Areópago

MIGUEL ÁNGEL MONTERO JORDI

Tiempo de descanso

Dijo el Señor: "Venid vosotros a solas a un lugar apartado a descansar un poco" (Marcos 6,31). Se acerca para cada uno de nosotros a lo largo de los dos próximos meses algún tiempo de descanso y vacaciones. Ese tiempo de descanso para los que tienen un trabajo continuo y constante durante todo el año no puede ser considerado como un lujo, sino como una necesidad que nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu necesita. Últimamente yo diría que hasta el tiempo de vacaciones, en lugar de convertirse en un espacio de sosiego, se está convirtiendo en muchos casos en otro momento más de estrés y ajetreo que cansa y agota a la persona. ¿Qué objetivo deben tener las vacaciones?... Descansar, cambiar de actividad y poder dedicar tiempo a lo que a lo largo del año nos es más difícil. Por eso yo os invito desde aquí a programar la actitud con la que vayamos a programar nuestras vacaciones. Hagamos nuestros propósitos. Que sean día de relajarnos y de vivirlo todo con paciencia y tranquilidad. Dediquemos mucho más tiempo a la familia, especialmente los que tenéis hijos, y a pasar ratos agradables con las buenas amistades. Es tiempo de un buen libro, de un paseo por la playa, de hacer ejercicio físico, de viajar el que pueda, de pensar un poquito con serenidad sobre nosotros tres preguntas: ¿Qué ha ido bien?, ¿qué ha ido mal?, ¿qué puedo hacer mejor a la vuelta de vacaciones? Es un tiempo también para poner nuestra alma al calor y a los rayos del Sol del Amor de Dios buscando un rato de estar con el Señor…No te olvides de la Misa el Domingo, pero una experiencia muy buena es poder ir a Misa entre semana algún día… Pruébalo… No te rías de mí sin haberlo probado antes… que este tiempo de verano no se convierta en el más caluroso por fuera, y el más helado por dentro. ¡¡¡Felices vacaciones!!!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios