Análisis

Manuel Moure

Turismo y depresión

Nos podrán vender que se hace todo lo posible, que estamos mejorando, que nuestra ciudad está al alza y es atractiva para los visitantes, pero mucho me temo que, como el Xerez CD de la primera década del siglo, seguimos viviendo de los fichajes de antaño. A la ex alcaldesa Pilar Sánchez hay que reconocerle que los convenios alcanzados con TUI ayudaron a poner Jerez en el mapa. Creo, sinceramente, que seguimos viviendo de aquel empujón pero aún falta dar un espaldarazo definitivo en materia turística. Uno de los principales problemas a mi entender es que Jerez sigue siendo una ciudad que se visita rápido, demasiado para lo mucho que alberga. Prolongar las estancias de los visitantes (y multiplicar su gasto) es un objetivo lógico, máxime cuando Jerez tiene potencial para llenar mucho más que uno o a lo sumo dos días. Va siendo hora de que hagamos más 'visitable' la ciudad pero me parece que hasta que no tengamos un casco antiguo que no provoque depresión a quien pise sus calles va a ser muy difícil.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios