Análisis

Fernando Taboada

Ana Obregón

Antiguamente esperaba a que hiciera un poco de calor para ponerse delante de las cámaras en su primer posado veraniego. Pero como este año las revistas de chismes están fritas de noticias, la Obregón se ha prestado a hacerse la clásica foto en biquini sin que sea todavía verano, sin estar en Ibiza y sin llevar puesto el biquini, que además yo la entiendo, porque ir a la Feria en biquini es una costumbre que, por el momento, no termina de cuajar.

Como cabe imaginar, el revuelo de paparazzi que se organizó en la terraza donde estaba ella disfrutando del paisaje fue morrocotudo. Sin dejarla respirar le hicieron todo tipo de preguntas: le preguntaron si son ciertos los rumores sobre su posible relación con un torero peruano muy jovencito. Le preguntaron si son ciertos los rumores sobre su posible relación con un entrenador de fútbol ya no tan jovencito. Le preguntaron por los rumores sobre su relación con un boxeador, con un empresario del sector de la ensaimada mallorquina y le preguntaron también sobre el rumor según el cual estuvo en las manifestaciones del Uno de Mayo, cogida del brazo con el líder de Comisiones Obreras.

Pero como Ana es un sol y está más que acostumbrada a estas marimorenas, sin perder la compostura brindó a los presentes la mejor de sus sonrisas y brindó ya de paso con la copa de vino que se estaba cepillando.

-Lo siento, amigos, pero yo no he venido a la Feria de Jerez en calidad de famosa. He venido como científica que soy, porque si no lo sabían, yo tengo una carrera.

Y a ver quién le discute que estudió Biología. Yo al menos, cuando me la encontré, vi cómo se disponía a practicar la disección a una cigala de tronco de las que sólo se ven en los documentales. Y tan pronto como demostró empíricamente que son especies comestibles, fue y pidió otra docena, porque si hay algo que caracteriza a los científicos es su tesón a la hora de contrastar hipótesis, ya sea en el laboratorio o en esas casetas donde se puede investigar con media botellita y con la bata de cola.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios