A rienda suelta

Fran Pereira

Los viernes

Respetando a la organización y sobre todo los artistas, la propuesta de los Viernes Flamenco 2017 tiene un tufillo de improvisación importante. Es como si se hubiera hecho en una tarde. Sí, al menos es la sensación que da desde fuera. Ahora bien, o el método para la elección de las propuestas y sus responsables dejan mucho que desear o lo que presentó la otra empresa era para llorar (cosa que no me consta). Sea como fuere, si anunciar los Viernes a una semana de su inicio es un crimen para la ciudad y sus atractivos turísticos y de oferta cultural, más lo es ver la programación, donde no se ha respetado ningún criterio. No es raro, no obstante, porque en el pliego de condiciones de este año no se especificaba nada (al contrario que años atrás) en este aspecto. Lo peor es que ni siquiera se ha tenido en cuenta que en esta ciudad si se presume de algo es de tener artistas flamencos, por eso, no hubiera estado mal (y repito que no tengo nada contra nadie y menos contra su trabajo) programar a otros que no estuvieron el pasado año. Y digo yo, ¿para qué tanta unidad del flamenco? Un rollo más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios