Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

Humana, como todos

LA Pantoja está triste, ¡qué tendrá la Pantoja!... El pan migaíto se le ha pasado de tostaíto y lo tiene hasta churruscaíto aguardando que Julián venga a tomarse a su lado las rebanás que, como su famoso pollo, con tanto cariño ella le preparaba. Pero quien espera, desespera y, claro, Isabel no va a ser menos. Es humana, como todos. Y, aunque su gesto altivo nos haya confundido en más de un ocasión, luego tenemos las exclusivas de ¡Hola! para demostrar todo lo contrario.

La de esta semana no tiene desperdicio. Se lo aseguro. Para empezar porque, por vez primera desde que comenzó este reciente calvario suyo, la cantante reconoce y acepta lo mal que lo está pasando. En la psicocharla, nuevo género donde el periodista pregunta a la vez que anima y apoya al desconsolado entrevistado, Chelo García Cortés -¡qué casualidad, amiga de la protagonista!- se muestra casi tan consternada como una mujer a la que reconoce no haber visto nunca como ahora.

"Hoy quiero confesarme", debió avanzarle la tonadillera antes de confirmar que continúa estando enamorada y que la relación con Muñoz es... telefónica. Tres minutos al día es el único contacto actual con el ex alcalde de Marbella, de quien afirma ignoraba por completo sus líos gubernamentales. Nos equivocamos. Lo suyo era sólo amor. Del puro, del bueno, del desinteresado. Tanto que, un año y medio después de su fatídica separación, por lo visto su relación continúa.

Así, deduzco que, en el momento en que el implicado en el caso Malaya abandone la prisión, lo lógico es que acuda raudo y veloz en brazos de su compañera, ¿no? Otra cosa es que ya los encuentre abiertos en calidad de amante o de, por ejemplo, amiga. Porque, después de haberla metido, aunque sea indirectamente, en todos los líos en los que se ha visto implicada la tonadillera -vergonzosa ficha policial incluida-, ¿de verdad queda lugar para seguir queriendo?

Eso es pasión y lo demás son tonterías con lo que, por favor, si existe alguien con tanta capacidad de perdonar, que anote y use mi correo. Estoy disponible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios