el cuentahílos

Carmen / Oteo

La Mesa Redonda

ESTE Jerez tan apático y difícil, tan indolente que se empobrece y vulgariza sin descanso, va a perder su pendón gastronómico, 'La Mesa Redonda'. Un paso más en el desmantelamiento silencioso de la ciudad. Una muestra de que algo pasa cuando un restaurante tan particular no se puede mantener. Que no hay un céntimo.

'La Mesa Redonda' forma parte del rescoldo de lo que Jerez fue. Un lugar acogedor para celebrar generosamente la vida. Un sitio de buen gusto, basado en la sencillez de muchos detalles no impostados que tienen que ver con la buena educación.

Sin comidas raras, sin alardes ni redobles en los nombres de sus platos, sin vajillas estridentes, sin esnobismos, sin más decoración que algunos cuadros traídos de su propia casa, con una luz tenue y un ambiente propicio a la conversación y a la sobremesa, valga la redundancia.

'La Mesa Redonda' nos permitía enseñar a nuestros visitantes que en Jerez sabíamos comer algo más que pescado frito y berza, que en torno a la caza hay todo un recetario clásico digno de los mejores paladares, que el atún rojo se puede hacer de mil formas exquisitas, que el vino de Jerez es el mejor ingrediente y acompañante de nuestros platos, que los postres son imprescindibles en toda buena comida.

Cierran el escenario de una parte de nuestra propia historia. No sé cuántos grandes negocios se han sellado con un brindis, ni cuántas promesas de matrimonio, ni cuántos personajes de renombre celebrarían su comida. Ni cuánta vida.

Mi noviazgo se reconcilió más de una vez entre sus paredes. He festejado triunfos profesionales y he buscado consuelo cuando las cosas han salido torcidas. En su comedor he celebrado la vida con familia y amigos y he sido feliz.

Hablaré de 'La Mesa Redonda' como mi padre me habla de 'Joaquín', de 'Los Cisnes' o de 'La Granja Soler', de esos sitios contados que son capaces de hacernos felices y permanecer en la memoria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios