Tribuna libre

Juan Clavero Salvador / Catedrático De Biología Y Representante De Ecologistas En Acción En La COTUA

PGOU de Jerez: el crecimiento insostenible

El nuevo PGOU de Jerez tiene cinco señas de identidad muy claras: la construcción de un brutal parque de viviendas, la recalificación de grandes bolsas de suelo urbanizable en la periferia con la consecuente destrucción de suelos de alto valor agronómico, la concentración de las actividades económicas en el extrarradio y el abandono del centro histórico, la regularización masiva de todas las viviendas ilegales construidas sobre vías pecuarias, y la urbanización de la fachada del Guadalete.

En la publicidad del PGOU se manifestaba, como una verdad absoluta e irrefutable, que las ciudades están obligadas a crecer. El Ayuntamiento ha diseñado una ciudad gigantesca, como si la burbuja inmobiliaria no hubiera estallado. La oferta de vivienda está totalmente sobredimensionada, no se busca cumplir con el mandato constitucional de facilitar el acceso a una vivienda digna a todos los ciudadanos, sino recalificar millones de m2 para que algunos -los de siempre, los especuladores que han llevado a la ruina a este país- sigan consiguiendo ganancias que nada aportarán al desarrollo económico productivo de Jerez. Sin ningún tipo de justificación, se pretenden construir cerca de 40.000 viviendas. ¿Para quién? Estos crecimientos son totalmente asimétricos, en el sur se contempla una inmensa colmena de viviendas protegidas, mientras que se reserva la periferia del circuito para desarrollos más elitistas. Ajustando la necesidad de vivienda a una proyección de población optimista de 225.000 habitantes, Jerez necesitaría 10.000 viviendas. Esta cantidad de viviendas es la que el Plan prevé ejecutar en actuaciones dentro de la ciudad consolidada, por lo que son totalmente innecesaria nuevas recalificaciones.

El actual gobierno socialista pone todas las expectativas de diversificación económica de Jerez en el PGOU, y para ello incluye unas enormes "Áreas de actividades económicas" en la zona norte, aunque para estos espacios no hay más alternativa previstas que nuevos centros comerciales, oficinas y actividades logísticas. ¿Dónde está la innovación y el desarrollo que se postula a nivel nacional para salir de la crisis? ¿Dónde están las ideas creativas e innovadoras? ¿Cómo se puede seguir dilapidando paisaje y territorio para seguir fomentando más de lo mismo?

Este crecimiento vulnera, además, el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA), ya que supera los crecimientos máximos prescrito. Así, mientras que el crecimiento máximo del suelo urbanizable no puede superar el 40% del suelo urbano actual, el PGOU incluye la recalificación de 18.762.770 m2, lo que supone un 45%. Las viviendas que se han contabilizado a efectos del cumplimiento del POTA son 25.795, lo que supondría un 30,36% de aumento sobre el parque actual, pero si se suman las 14.000 de la zona sur que no ha contabilizado el Ayuntamiento, el incrementos será del 46%, muy superior al 30% y a la media de crecimiento de la última década que prescribe el POTA. La población de Jerez creció entre 1999 y 2008 un 12,43%, pasando de 182.660 a 205.364 habitantes. Toda previsión de crecimiento de viviendas para una población superior a ésta es, además de disparatada, ilegal.

El PGOU no es capaz de afrontar ninguno de los retos de futuro -movilidad, mejor eficiencia en el uso de recursos, fomento de las energías renovables…- con una perspectiva innovadora. Se hace una débil apuesta por el transporte público y la red de carriles bici, mientras sigue diseñando un modelo de ciudad para ser transitada en coche privado e inabarcable para el peatón.

El Ayuntamiento anunció su satisfacción por el respaldo "casi unánime" de la COTUA al PGOU; nada más lejos de la realidad. Al voto negativo muy fundado de los representantes ecologistas y de la Federación de Municipios y Provincias, se unió la abstención de los representantes de la Universidad y de las organizaciones de consumidores (FACUA). La alcaldesa no supo responder a las críticas del representante ecologista, sólo intentó descalificarlo acusándolo de no conocer Jerez, cuando sabe que Ecologistas en Acción ha sido la entidad que más alegaciones ha presentado al PGOU. Pilar Sánchez se negó a contestar -seguramente porque lo desconoce-, a las preguntas sobre consumo de agua, energía, suelo agrícola,… y las emisiones de C02 de la ciudad que plantea el PGOU, información muy relevante, pues los criterios de sostenibilidad debe implicar que esa nueva ciudad consuma menos recursos y produzca menos contaminación que la actual.

Ecologistas en Acción ha defendido la necesidad de replantear el modelo de ciudad, primando la renovación, la rehabilitación y la gestión de la ciudad ya construida sobre los nuevos crecimientos. Es preciso rescatar y regenerar los barrios como centros de la vida cotidiana, incorporando la perspectiva ecológica, la eficiencia energética y la plena participación ciudadana. Ese es el futuro que necesita Jerez y que los intereses económicos de los especuladores y los de los políticos sin ideas pretenden robar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios