Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

LA TORRE DEL VIGÍA

Juan Manuel / Sainz Peña

Palabra de mal

Soy lo que no se ve más que cuando la sangre calle corre abajo, como el cobarde que aprieta el gatillo y huye. Soy la sombra oscura, las alas negras del cuervo que golpean a una chiquilla de cinco años. Soy quien desdibuja su rostro, monstruoso e irreal, flotando en un ría. Soy el que vive agazapado en lo más hondo de un corazón podrido; del que no tiene conciencia, el que apesta a venganza, a odio, a miseria, a muerte. Soy el mal que pulula por la calle y que vive, sin que te des cuenta, con el que te cruzas al caminar. Soy el que asesina, el que dispone de la vida de los otros. Soy el que dice cuándo muere alguien. El que decide.

Soy el que enferma la mente y convierte a su dueño en un pintor que traza los surcos horribles de mi rostro. Soy el mal. El que dormita en el alma de los que tienen la sangre envenenada, de los que quieren hacer daño y babean de placer cuando lo consiguen.

Vivo en los hombres que tienen el ánima manchada de represalia, de soledad y de podredumbre. Soy el que provoca las noticias en las página de sucesos, el que se convierte en plaga, el que abre las heridas, el que aprieta y lacera las llagas. Soy yo, el mal, el que vive con el hombre y sale de cacería cuando la noche cae o cuando el alcohol ciega la vista. Soy yo, el que germina entre trago y trago.

Vivo, te digo, en aquellos débiles que se hacen fuertes empuñando un arma, robando un cuerpo menudo, una inocente que va a comprar patatas y ya no vuelve con vida. Soy el que da la mano a los hombres para que suelten la pluma para firmar la paz y cargue los cañones. Soy el mal, el que mató a Isaías y a Mariluz. El que se viste de ser humano y toma una copa de sangre para brindar por el éxito.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios