Crónica personal

Pilar Cernuda

Pizarro

ERA la carta que guardaba Rajoy en la manga, y ha sido una importante carta. Por la trayectoria profesional de Manuel Pizarro, y también por lo que significa la presencia de Pizarro en una lista electoral del Partido Popular.

El ex presidente de Endesa, hombre de Rodrigo Rato, hombre de Aznar y ahora hombre de Rajoy, así como amigo personal de todos ellos, es una de las cabezas económicas más ordenadas del mundo empresarial español. Aparte de abogado del Estado, experto en Bolsa -vicepresidente de la Bolsa de Madrid- y experto en cuestiones relacionadas con las Cajas; no en vano ha sido presidente de Ibercaja durante varios años y presidente de la CECA. Pero hay más, mucho más.

En tiempos de Zapatero demostró que tiene arrojo suficiente como para mantenerle un pulso al Gobierno y, encima, ganarlo. Y demostró que sabe defender con uñas y dientes a su gente, en su caso a los accionistas de Endesa. Y ahora ha demostrado al aceptar la oferta de Rajoy que antepone los intereses de España a los intereses propios. Dispone de una más que saneada cuenta corriente, y desde hace dos semanas contaba también con un importante sueldo como consejero de Telefónica, que echa por la borda para quedarse con el sueldo de diputado y, si gana el PP las elecciones, con un sueldo de vicepresidente que no llega ni a la quinta parte de lo que ganaría con César Alierta.

Pero hay algo más que saben los que conocen a Pizarro: hasta hace nada, ponía en duda el proyecto de Rajoy e incluso pensaba que con ese proyecto el PP no ganaría las elecciones. Si ha aceptado la oferta de Rajoy es, sin lugar a dudas, porque Rajoy le ha explicado qué gobierno pretende hacer si se hace con el poder, le ha adelantado qué propuestas lleva en su programa y de qué manera piensa desmontar lo malo que haya podido hacer Zapatero, para contruir una España nueva, distinta, con los restos del naufragio. Y si Pizarro ha dado una respuesta positiva al presidente del PP es porque ha visto que con Rajoy era posible ganar y con Rajoy era posible hacer los cambios necesarios para reconstruir una España que en este momento muchos españoles piensa que está manga por hombro tras el gobierno ZP. Entre ellos, Manuel Pizarro.

Rajoy hace semanas que indicó a los suyos que como presidente del partido tenía competencias para tomar decisiones sobre las listas electorales y que pensaba utilizarlas. Y les dijo también que no toleraría presiones de ningún tipo, mensaje dirigido especialmente a "Madrid",a Esperanza Aguirre y a Ruiz Gallardón. La propuesta a Pizarro la ha hecho sin consultar a nadie, la noticia la conocieron los máximos dirigentes del PP poco antes que el resto de la opinión pública. Prueba evidente de que Rajoy manda, que sabe lo que quiere para su partido y sabe qué tipo de personas le interesan para formar equipo.

Equipo de gobierno, MR no hace planes para estar en la oposición.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios