notas al margen

David Fernández

El más allá

LOS más escépticos, al concluir Más allá de la vida, abandonaron el teatro el miércoles como quien acude a un mitin: aburridos y preguntándose si todo lo que oyeron fue cierto. De entrada, les resultó raro que sus abuelos aprendieran inglés una vez fallecidos. Si les llegan a advertir de que en el cielo enseñan idiomas, se habrían ahorrado suspicacias y asunto zanjado. Aunque todo esto da igual porque los desconfiados son minoría. La mayoría que paga por apariciones como la de la médium inglesa Anne Germain cree en los milagros, no conviene olvidarlo. Tanta es su fe, que seguro que varios vendieron objetos de valor en cash converters justo antes para adquirir la cotizada entrada a entre 50 y 80 euros. Fijo que algunos políticos y sindicalistas sienten envidia de su éxito arrollador. Desde que han perdido sus poderes, ellos ya no dan espectáculo, ni transmiten ilusión. ¿Quién pagaría 1 euro por verlos? En el Villamarta, la médium, una profesional de las cámaras, dejó boquiabierto al personal dándole recados de sus seres queridos y haciendo ver que en el más allá uno aprende en dos días lo que en vida no fue capaz. En el paraíso todo es posible y encima no hay ni prima de riesgo, ni cola del paro. Y si ya tiene mérito que una vidente contacte con el más allá a través de vibraciones, qué decir si lo logra en un idioma distinto al de tu bisabuelo. Tratando de averiguar ésta y otras técnicas de comunicación, entre el teatro alguien quiso ver la figura del líder de CCOO, José Manuel Trillo. Quizá aún no lograba explicarse qué falló en su poder de convocatoria para organizar la manifestación 'zombie' contra los recortes aprobados por el PP. Todo parecía perfecto. La fecha no podía ser más señalada, el día de halloween. 'Y si Anne Germain se conecta con el más allá y encima le pagan, lo mío está chupao', pensó Trillo. Parece que no reparó ni en la imagen que proyecta -nada que ver con la de la vidente- ni en su discurso, fuera de lugar. Por muy contraria que sea su opinión a la de la alcaldesa, jamás debió cruzar la línea al acordarse de los vivos y menos aún de los muertos. No se puede realizar un ejercicio de peor gusto. Si intentó el juego de palabras está claro que no le salió. Él no sabe contactar con el más allá y tiene menos gancho -150 personas acudieron a su cita- que una médium bien organizada. Trillo tendría que recapacitar porque aunque hable tu mismo idioma y no cobre la entrada para cargar contra unos recortes temibles, genera menos confianza que alguien que dice hablar con tus seres queridos. Sin ir más lejos, cientos de estudiantes protestaron contra los recortes unos días antes sin necesidad de que nadie les invitara. Pero a la llamada de Trillo, que recurrió a "los compañeros universitarios", sólo acudió una docena. Lanzó un órdago y fracasó. A Germain le habría seguido una legión de fieles. Él no estuvo fino ni ocurrente al referirse a los cadáveres que van dejando los recortes del PP. Al añadir sal gruesa sin medida y faltar al respeto perdió la mucha o poca razón que tuviera. Y conste que nadie en su sano juicio puede alegrarse de los recortes, antes al contrario. Pero algunos tienen que cambiar para recuperar el crédito y sus poderes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios