Desde la ciudad olvidada

No creen en el centro histórico

La antigua casa del Marqués de Villamarta es una de las construcciones más interesantes de la calle Larga. Aunque muy reformado, es un edificio renacentista que desde hace 15 años venía siendo ocupado por una conocida multinacional de moda. Ahora esta firma anuncia su cierre inminente para centrar su actividad en Área Sur y Luz Shopping. La realidad es que ninguno de los gobiernos municipales que se han sucedido en las últimas décadas ha apostado firmemente por el centro. Se habrá parcheado, se habrán hecho actuaciones puntuales con mejor o peor fortuna, se habrá intentado engatusar y callar a algunas voces discordantes con mesas y proyectos embaucadores pero, en el fondo, nunca han creído en él. Porque no se puede pretender favorecer la creación de una enorme superficie comercial en el extrarradio y pensar que ello no supondrá ningún tipo de efecto negativo en las tiendas del casco antiguo. Y porque tampoco se puede ceder con complacencia a que se desmantelen los servicios y oficinas que la administración central tiene en el corazón de la ciudad y entender que la gente no perderá motivos para ir a él. Ya sabíamos del futuro cierre de la comisaria de la plaza del Arroyo para su traslado a la Asunción. A ello se une además la noticia de la clausura de las dos oficinas de la Seguridad Social para llevarlas al mismo lugar. Algunos hablan pomposamente de "un nuevo enclave administrativo y de servicios públicos" dentro de "una zona clave de la ciudad, dotada de buenas comunicaciones". Luego se pelearán por saber de quién es el mérito de eliminar el vergonzoso descampado de la plaza Belén y algún que otro se colocará hoy cerca de la pancarta de la manifestación que con el lema de "Salvemos el centro histórico" saldrá de San Mateo pero, en el fondo, siguen sin creer en ese Jerez viejo ni en su rehabilitación real.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios