DESDE LA CASTELLANA

Alejandro / Daroca / Adaroca@ Nortideas.com

Las cuentas municipales dan miedo y pena

NO tengo ni idea de cómo se gestionan otros Ayuntamientos españoles. Creo que el de Ruiz Gallardón, el de Madrid, tiene un déficit que da escalofrío. Pero hay que reconocer que las obras ejecutadas en la capital han sido muy importantes y han mejorado en gran cantidad la satisfacción de los ciudadanos, Sobre todo si hablamos de la Calle 30 y de las decenas de túneles que se han realizado. Y parece que se han subido los impuestos que se refieren a garajes, viales y bienes inmuebles. Pero aún no se provoca escándalo en la ciudadanía cuando se presentan las cuentas.

Pero lo de Jerez creo que empieza a ser escandaloso y sin que se noten las grandes obras de mejora o los acontecimientos especiales. Yo creo que las cuentas del Ayuntamiento de Jerez dan miedo y, al mismo tiempo, bastante pena. No salen de ninguna de las maneras que se les mire. Tengo delante las graves acusaciones y denuncias realizadas por el Partido Popular sobre la ruina en la que está nuestro Consistorio. Y no creo que los de la oposición se atrevan a mentir ni a inflar las cifras, porque sería bastante fácil demostrar su posible demagogia o su tendenciosidad, si efectivamente trataran de darnos gato por liebre.

Según las cifras comentadas, las seis empresas más importantes de titularidad municipal han pasado de 424.000 euros de pérdidas al final del ejercicio del 2004, hasta los más de cinco millones de euros a finales de 2007. Bien es verdad que los dos primeros años señalados compartían poder municipal los socialistas con los andalucistas de Pacheco. Pero los dos últimos, y sobre todo el último reseñado, corresponde sólo y exclusivamente a la gestión desarrollada por los ejecutivos de Pilar Sánchez. Y no es que la tendencia en ese año sea hacia la normalidad, más bien al contrario. Y se incrementan en dos millones de euros las pérdidas del último ejercicio, que corresponde exclusivamente a la ejecutoria de doña Pilar.

La gestión pública es difícil de llevar a cabo. Porque los ingresos están contados y no son fáciles de incrementar, a pesar del 'lagarto' que querían hacernos tragar con el 'catastrazo'. Tampoco debe doña Pilar detraer fondos de la política social en la que está comprometido nuestro Ayuntamiento, y dejar desasistidas a las clases menos favorecidas. Y tampoco es plan el recortar los puestos de trabajo que, a todas luces, sobran en nuestro Ayuntamiento, porque se incrementan las cifras del paro y le forman al Ayuntamiento los bochinches que le montaron hace unos meses con el encierro en la Catedral. Y aún entiendo, para eximir de todas sus culpas, que esto que analizo no es más que el resultado de la pésima gestión económica realizada por todos en los últimos veinte años.

Pero algo tendrá que hacer doña Pilar que se note, que nos llegue a todos. Ya sabemos que el Ayuntamiento, desde hace años, es el primer empleador de la ciudad. Y esa tendencia sí que debe finalizar. Como debe finalizar el incremento de las pérdidas de Jecomusa (Onda Jerez), que además realiza competencia desleal en el mercado publicitario (yo siempre estimé que lo prudente y beneficioso sería cerrar todas las emisoras, de televisión y radio, públicas municipales de España). Bueno, pues eso, contener el gasto, apretarse el cinturón y saber decir "no". Porque dentro de tres años le pediremos cuentas y el mejor aval que un político puede presentar es el de la austeridad y el de la buena gestión y no el de bocas agradecidas o fotografías de inauguraciones. O la foto de doña Pilar en China.

adaroca@nortideas.com

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios