Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

La mano de Mamen

El PSOE de Jerez está en manos de Mamen Sánchez. La política socialista se la volvió a jugar por segunda vez frente al 'aparato' de su partido después de abandonar el Congreso y volvió a ganar. Por estrecho margen, sí, pero ganó. No quería estar a merced de lo que se decidía en las oficinas de la calle Sevilla, y de Sevilla, durante los próximos años. Se asegura prácticamente su reelección como candidata del PSOE a la Alcaldía de Jerez en 2019 y una relativa tranquilidad en la elaboración de la lista electoral, en la que podrá situar en los principales puestos de salida a los suyos.

Queda por ver cómo administra ahora esta ventaja la nueva secretaria general de los socialistas jerezanos. La historia demuestra que victorias tan ajustadas han de ir acompañadas de muy buena diplomacia y de una generosidad, medida, hacia los que no han ganado. Le pasó a Pilar Sánchez, que fue nominada como candidata por muy poco margen de votos y cuando fue elegida después como secretaria general no logró cerrar las heridas con sus oponentes.

Esa es parte importante del trabajo que tiene por delante Mamen. Volver a coser las costuras de un partido casi eternamente dividido gane quien gane cada vez que se convoca a los militantes ante las urnas.

Una segunda lectura de este resultado es cómo puede afectar a la correlación de fuerzas a nivel provincial, pues también se han producido victorias de otros candidatos no afectos a la dirección actual, caso de Cádiz, lo que reanima el debate entre 'pedristas' y 'susanistas'. Algo inevitable dado el recorte de la ventaja en los apoyos que se ha producido en los últimos meses entre los segundos y los primeros, por mucho que veteranos como Francisco González Cabaña insistan en que desde mañana quienes han perdido han de apoyar las siglas como si no hubiese habido elecciones. También ganó Mamen Sánchez a la hora de enviar más representantes de su lista al provincial que dirige Irene García.

Todo ello la convierte ahora en referente del partido y la reviste de mucha más autoridad entre sus compañeros de la que ya de por sí tiene ser la alcaldesa de la quinta ciudad en población de Andalucía.

Mamen tenía mucho que perder y lo sabía. Pero también que el partido, las siglas, no sacarían mucho provecho de una derrota suya, una alcaldesa. De ahí probablemente que desde ese mismo 'aparato' no se forzase la máquina contra ella y se hiciese una campaña un tanto light, sin presencia de pesos pesados del partido apoyando a Isabel Armario, quién sabe si para guardar los muebles ante una posible -como así ha sido- derrota en el congreso local. Por eso volvió a jugar sus cartas, arriesgó, como lo hizo cuando tiró para adelante, contra la opinión del partido en Sevilla, y decidió coger el bastón de la Alcaldía en 2015 con siete concejales y sin garantizarse un apoyo estable para su gobierno durante cuatro años. Entonces creyó tener una buena mano y ahora también. Y en sus manos queda ahora un PSOE del que volverá a ser, sí o sí desde el viernes, su candidata.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios