Editorial

Un nuevo escándalo en Jerez

EL Ayuntamiento vuelve a ser noticia por un nuevo escándalo. El gobierno municipal ha denunciado que el PP contrató en 2004 a dos de las empresas que investiga el juez Garzón y a los populares no se les ocurrió otra cosa ayer que encerrarse en el salón de plenos para exigir toda la documentación que según Alcaldía fue remitida ayer mismo a la Audiencia Nacional. El PP destacó que el propio PSOE ratificó los convenios, como si este dato lograra arrojar luz sobre la presunta irregularidad. En la sesión de plenos más disparatada que se recuerda, para colmo la alcaldesa y la portavoz municipal protagonizaron un nuevo episodio de su particular 'batalla', en esta ocasión, acusándose ambas de colocar a dedo a su personal de confianza. Y entretanto, la Udyco continúa investigando las dos denuncias de la Fiscalía, una contra Pedro Pacheco por dos presuntos casos de enchufismo y otra para tratar de resolver el 'caso Jerecom' . Por su parte, el PSOE y el delegado de Infraestructura, Antonio Fernández Ortega, son incapaces de aclarar si los socialistas pagaron por el trabajo que realizaron varios trabajadores municipales para preparar el mitin con el que el PSOE cerró la pasada campaña. Así, instalados en el 'y tú más', los dirigentes políticos están echando por tierra el prestigio de una ciudad que exige hoy más que nunca, inmersa en la actual crisis, un ejercicio de responsabilidad a fin de que todas las fuerzas políticas se unan para lograr combatirla en las mejores condiciones. Sin embargo, el consenso y el diálogo parecen más utópicos que nunca por culpa de unos políticos que no parecen asumir su papel. Ni la oposición acepta su condición de fuerza que fiscaliza la gestión municipal con ánimo constructivo, ni el gobierno municipal logra situarse al frente ejerciendo un liderazgo y una capacidad de aglutinar fuerzas dignas de su mayoría absoluta. Por razones que escapan al interés general, unos y otros parecen más ocupados en enterrar al adversario que en solucionar los problemas de los ciudadanos. Por sus propios actos, no parecen estar a la altura de las actuales circunstancias. Y mientras, la ciudad es noticia en la prensa nacional y no precisamente por sus bondades.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios