Y a usted, ¿le atienden?

La edad media del paciente español con sida sube a los 37 añosLa asociación Adhara busca más apoyos para continuar su labor con los enfermos¿Cómo me pongo?

Sus integrantes llevan más de una década ofreciendo consejo a personas diagnosticadas

Desde que aparecieron los primeros casos de VIH en España, el perfil del paciente español ha cambiado. La media de edad del diagnóstico se ha elevado hasta los 37 años, la mayoría de las infecciones se deben a relaciones heterosexuales no protegidas y un tercio de los nuevos casos de infección corresponde a inmigrantes.

"La mitad de los pacientes es mayor de 50 años y la otra mitad menor de 50 años. La pirámide de edad ha cambiado de una manera progresiva y sustancial", explicó el doctor Josep María Gatell, Jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona. Esto ha provocado, a juicio del doctor Federico Pulido, presidente del Grupo de Estudio del Sida de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Gesida), un retraso en el diagnóstico. "A diferencia de lo que ocurría con los primeros infectados, que solían ser usuarios de drogas intravenosas, ahora la mayoría son personas que se han infectado por vía sexual y que no son conscientes de su riesgo, por lo que se diagnostica tarde, cuando ya se manifiestan los primeros síntomas", manifestó Pulido.

La aparición de nuevas familias de antirretrovirales puede facilitar el control de la infección por VIH y convertir el Sida en una enfermedad crónica, según los expertos reunidos en el seminario De la supervivencia a la calidad de vida en el sida, nuevas necesidades de los pacientes; en el que se han presentado los resultados de raltegravir, primer representante de los inhibidores de la integrasa, una nueva clase de fármacos contra el sida y que acaba de recibir la recomendación positiva de la Agencia Europea del Medicamento (EMEA).

Para Pulido "la aparición de los inhibidores de la integrasa nos permite aumentar significativamente las opciones de controlar la infección, al unirse a otras cinco familias de medicamentos existentes, y poder ofrecer así muchas más posibilidades de tratar con éxito a los pacientes con virus resistentes a las terapias actuales". Se calcula que un 15 por cien de los 75.000 infectados por VIH en tratamiento son resistentes a las tres familias convencionales de fármacos. "Hasta ahora no existía ninguna posibilidad de tratamiento para ellos", indica.

Adhara es una estrella binaria distante de la Tierra alrededor de 431 años luz. El origen árabe de la palabra evoca a flores ade azahar, a pureza. Bautizados con esa metáfora varios pacientes con Sida del Virgen del Rocío de Sevilla decidieron hace tres años constituirse como asociación, aunque sus integrantes tienen una larga experiencia de más de una década y han extendido su actividad al Hospital de Valme y al Virgen Macarena, en la misma ciudad. Esa experiencia habla de vencer estigmas, de trabajo sin un local, de ayuda psicológica en el banco de un parque, de 'apoyo entre pares' (conversación y consejos específicos a personas que estén con tratamientos complejos). "Tenemos un equipo de trabajo, un proyecto viable y cimentado, pero carecemos de recursos económicos y apoyo público", explica África, una de las portavoces de Adhara. Su actividad está respaldada por el Plan Nacional de Sida, pero carecen de recursos e instalaciones. La donación procedente de un laboratorio han decidido invertirla en el alquiler de un local. Según comenta África, "los pacientes recién diagnosticados no tienen una asociación que trabaje específicamente el VIH en Sevilla, hay muchas ONG´s que actúan de modo coyuntural, pues nacieron enfocadas a sectores concretos, como la prostitución o las toxicomanías. Mucha gente diagnosticada no entra en esos perfiles". "Queremos ayudar a vencer el estigma, el miedo y el secretismo. También aquí hace falta ayuda para poder salir del armario".

Ami Anabelén la han puesto a parí en er SAS. Y aluego la han mandao a su casa.

-¿Con cajas destempladas?

-Noý¡que vá!. Con esta caja.

Cuando el boticario ve la caja y comprueba que se trata de un preparado con oxitocina ata cabos y cae en la cuenta de que Encarna no le está relatando un incidente burocrático sino refiriéndose a la nueva normativa del Servicio Andaluz de Salud por el que las mujeres pueden elegir postura para dar a luz.

El tema ha sido una auténtica explosión de comentarios entre las usuarias con carácter de tertulianas.

-Toa la vía de Dió se ha parío en las casa de una forma naturá y no ha pasaoná.

Manolilla la gangosa, personaje entrañable pero de una simpleza rayana en la estulticia entra al trapo y dice:

Pomo me diga eso!. Endemantelon chiquillo parmaban a mamojito. Mi máma, probesita, parió a mueve hijo y solo bemosquedao los do normale: mi hermano y yo.

Don José sale al quite, no sólo para mitigar las risas, sino para retomar la intención de lo dicho por Manolilla.

Manuela lleva razón. No hay que rechazar el progreso porque sí. Los medicamentos son ultrajados ahora, pero, ¿cuál era la expectativa de vida hace cincuenta años?

Y les hace ver que actualmente la media de supervivencia en España, en ambos sexos, supera los ochenta años y que a mediados del siglo pasado una persona de cincuenta años se consideraba anciana

-De toas forma yo creo que es una gilá lo de las posturita pá parí.

Con esto se abre de nuevo el debate sobre la postura obstétrica.

-¡Vamo... que a esta artura me van a poné a parí de pie!

-Es la postura natura... ¡Leche!

-Tamién desían naturá lo de parí con doló y ahora con la epidurá da gusto.

El boticario entra en el debate, como él dice, por alusiones, porque alguien de la clientela reclama:

-Dejá hablá al hombre.

Esta frase denota la intromisión de un foráneo, circunstancia que incita a Don José puesto que a veces piensa que se repite. Por todo ello explica que no hay que confundir lo natural con lo cruel, ni las convicciones religiosas con el progreso, ya que lo del parirás con dolor no está en contraposición de la anestesia.

Pero en cuanto a la postura replica:

-Daros cuenta que tanto en el parto como en la defecación la postura natural es de cuclillas.

-¿Y el hombre?. ¿Pó no va compará er parí con el ensusiá?

-Cómo se nota que tú no tiene armorrana, que son peó que un parto.

Concha rompe este diálogo para preguntar si la postura horizontal dificulta el que la madre pueda empujar.

-La postura horizontal está promovida por los médicos y matronas para mayor facilidad de maniobra.

-¿Y el parto acuático?

-¿Eso está en Guadalpáý no?

-¡Calla, coño!

Y la retahíla de partos sofisticados derivan por otros derroteros que Don José ha de cortar. Pero antes de irse Carmela larga:

-¿ tú sabe por qué 'er Chave' y ese personá están empeñao en ponerno a paríasín?

-¿Por qué?

- que nuestro niño nascan como ellos: ¡de pie!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios