CATAVINO DE PAPEL

Manuel Ríos Ruiz

¿Qué piensa el gentío de la clase política actual?

DESPUÉS del último debate en el Congreso, mi compadre El Miscelánea, que vive en Chipiona desde que se jubiló de Mercamadrid, de movistar a movistar me anuncia que no piensa votar más en toda su vida, dada la situación política, la ineficacia y las corruptelas de los políticos de todas las tendencias. Le replico: "Me parece que sostienes una actitud sumamente negativa. El derecho a voto es también una obligación de todo quisque".

El Miscelánea no hace más que renegar del partido que siempre ha votado y también del que no lo ha votado nunca, porque de un tiempo a ésta parte, según me relata insistentemente, se están comportando con una torpeza inusitada, llegando a la rotunda y exagerada conclusión siguiente: "La política española coetánea es tan mala que apesta a perros muertos".

Escuchando a mi compadre El Miscelánea, me preguntaba íntimamente si piensan lo mismo que él muchos españoles. Si así fuera, tendrían lugar unos movimientos sociales que no existen actualmente de una forma generalizada. Lo cual supone que la mayoría del personal está de acuerdo con los mandatarios nacionales, regionales y locales. Las protestas que se denotan de vez en cuando, son mínimas y poco contundentes. Así se lo manifesté a El Miscelánea. Entonces, me dijo: "Pues, no lo entiendo. Yo conozco a mucha gente que está muy desilusionada con la clase política. Y que iría a una manifestación contra esto y aquello, si se convocara".

Al socaire de esta conversación telefónica con El Miscelánea, recordé una irónica definición, leída hace mucho tiempo no sé dónde: "La política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa". Y El Miscelánea considera que los políticos están consiguiendo tamaño objetivo. Puestos a recordar frases ingeniosas en torno a la política y sus practicantes, le cito a mi compadre otra verdaderamente humorística: "No es justo que nos quejemos de los políticos, cuando ellos jamás se quejan de nosotros". Y El Miscelánea me comenta: "Como ocurrencia no está mal, pero como razonamiento es inadmisible".

Tras la charla con mi compadre en torno a su opinión sobre la política que tenemos por estos lares y que seguramente se debe a la influencia de la crisis económica, me ha venido a la memoria un artículo de José Ortega y Gasset, recogido en "El espectador", escrito en los primeros años veinte. Y he tomado el libro de la estantería para leer: "Las cosas buenas que por el mundo acontecen obtienen en España sólo un pálido reflejo. En cambio, las malas repercuten con increíble eficacia y adquieren entre nosotros mayor intensidad que en parte alguna". Son palabras que perecen escritas ahora mismo. La crisis económica occidental, tiene en este país más profundidad que en ningún otro, es algo palpable. Tal vez sea así, porque como asegura mi compadre El Miscelánea, nuestra clase política apesta a perros muertos. Por nuestra parte, nos resistimos a creer que está en lo cierto, palabra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios