La columna

Begoña García / González-Gordon

¡Se puede!

CURIOSO: lo difícil parece fácil cuando está muy bien hecho. Esta reflexión me hacía yo el sábado pasado, conduciendo hacia el circuito para ver las motos. No me dio tiempo a darle muchas vueltas al asunto, porque llegué en un santiamén. Pero precisamente por eso, me dije:

--¡Dios mío, si resulta que podemos hacerlo bien!

Hablaba por mi boca -la de mi pensamiento- esa especie de complejo de inferioridad que tenemos los andaluces en ocasiones. Unido casi siempre a una resignación fatalista que nos hace conformarnos con menos, como aceptando lo que se hace peor que en otros sitios de España. Como si no pudiéramos hacerlo igual de bien. Eso que llamamos "las motos", me ha fascinado siempre desde que empezó a celebrarse el Mundial de Motociclismo aquí en Jerez. Porque, durante un par de días, me permite vivir en una ciudad completamente diferente sin moverme del sitio. Y este año, para mi asombro y deleite, he podido llegar hasta el circuito, y luego volver, en un pis-pás. ¡Qué maravilla!

No sé a quien hay que darle las gracias. Supongo que a muchos estamentos -y circunstancias- diferentes. Yo lo que vi es que estaban concentradas las fuerzas y, como un solo hombre, consiguieron aquello que nos habíamos acostumbrado a considerar imposible. Lo cual me hace pensar que, cuando se hacen mal las cosas, no es que no se sepan o puedan hacer. Es que en el fondo no se quiere, o que a alguien no le interesa lo suficiente.

Al atardecer, mientras pasaba por un Jerez desierto echando de menos la ciudad bullanguera que me traen las motos, mi cabeza retomó el hilo de mis anteriores pensamientos. Hilvanándolos con el rectificar es de sabios y en el punto medio está la virtud. Con esto presente, seguro que la Alcaldesa, el año que viene, consigue que nos podamos regodear en la certeza (y de camino quitarnos el complejo) de que no es imposible hacer las cosas a la perfección. ¡Se puede!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios