A rienda suelta

/ Carlos Piedras / Cpiedras@diariodejerez.com

La tele en el médico

EL otro día pude comprobar sobre el terreno uno de los grandes avances en la modernización (¿segunda, tercera?) de Andalucía. Fui al médico, a un especialista, y allí estaba, en la sala de espera, ese icono: una tele de plasma gigantesca, de unas 40 pulgadas. Había como veinte personas sentadas y otras ocho o diez de pie, sin que ninguna pudiera escaparse de ver -y escuchar- la tele. En ese momento estaba sintonizada Telecinco, el programa de Ana Rosa (o de Belén Esteban, como dicen los de 'Se lo que hicisteis'). El caso es que no había escapatoria, si tenías que esperar -y para eso creo recordar que están las salas de espera- era forzoso ver la tele en ese 5x3. Supongo que habrá a quien le parezca estupendo estar viendo la tele en lo que te llama el especialista, pero a mí no. No voy a decir que pongan libros -me da exactamente igual que el personal lea o no- pero ya puestos, tal vez el SAS debería poner una Wii, que lo mismo es hasta más sano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios