Reflexiones tras la tormenta

La tromba fue de una intensidad incontrolable pero habría que revisar planes e instalaciones. Y, sobre todo, ayudar ya a los damnificados

La intensa y devastadora tormenta que sufrió Jerez la madrugada de ayer miércoles ha dejado un reguero de incidencias y daños como hacía tiempo no se recordaban. Además, las consecuencias de la tromba de agua que cayó en pocos minutos afectó a numerosas zonas de la ciudad, mucho más allá de las que tradicionalmente aparecen en el parte de damnificadas. El centro ha vuelto a ser una de las principales zonas de la ciudad donde esta primera tormenta del otoño ha causado destrozos, pero también en muchas barriadas hay que lamentar pérdidas materiales. Y, en general, cientos de coches aparcados en las calles han sido arrastrados por la fuerza de las aguas y otros tantos han quedado siniestrados totalmente en varios aparcamientos subterráneos de grupos de viviendas. Las imágenes recogidas por vecinos y medios de comunicación lo dicen todo y se podría decir que si bien no ha sido la mayor inundación sufrida en Jerez, sí ha sido la primera gran tormenta que se ha podido vivir prácticamente en directo a través de medios de comunicación digitales y redes sociales, lo que sin duda ha multiplicado su alcance entre los ciudadanos. Al mismo tiempo que ha dejado un reguero de daños materiales (por fortuna ninguno personal, lo cual viendo las imágenes es milagroso), la tormenta del miércoles también ha dejado las habituales críticas y comentarios acerca del estado de la red de saneamiento de la ciudad. Grupos políticos de la oposición, como Ganemos o Ciudadanos, han dirigido duras críticas al gobierno municipal tras estos hechos al considerar que podían haberse minimizado los efectos del temporal de haberse previsto a través de un plan. El equipo de Mamen Sánchez se ha defendido recordando que se efectuó una limpieza de imbornales y de redes ante la llegada del otoño y, coincidiendo con las voces de los expertos, ha señalado que ante una tromba de agua de esas características en tan poco tiempo es muy difícil que no se produzcan inundaciones. Sí es cierto que lo sucedido debería llevar a una revisión de los planes y de algunas infraestructuras con capacidad mejorable, sobre todo a la vista de que han aparecido nuevas zonas donde las lluvias causan estragos. Pero ahora, disputas políticas y debates aparte, lo que hay que trabajar es para reparar el daño causado, creando desde el Ayuntamiento y el Gobierno central los cauces administrativos adecuados y ágiles para que los damnificados, comercios, viviendas o propietarios de coches, puedan rehacer sus vidas cuanto antes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios