Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

La subversión en un proceso radical

No hay que llamarse a engaño, los radicales de la CUP vienen advirtiendo que nos quieren "barrer", no mienten

El Gobierno de la Generalitat sigue adelante con el proceso rupturista, ajeno a la ley y falto de legitimidad, incluida la de las urnas, y sus socios, los radicales de las CUP, apuntan a una respuesta subversiva para el 1 de octubre en caso de que se impida la celebración del referéndum de Cataluña. Es cierto que son pocos, pero lo suficientemente útiles al secesionismo -sin ellos no serían mayoritarios en la Cámara- como para liderar el procés e intentar contestar con algún tipo de disturbios a la acción del Estado. No hay que llamarse a engaño, los radicales lo vienen advirtiendo, no mienten. Hay quien anuncia, desde estas filas, que se responderá con cortes en las calles y tomas de plazas y de edificios. La presentación de su campaña para el 1-O es una llamada a "barrer" de Cataluña todo poder constituido y todo lo que sea español. Incluido Artur Mas, lo que ha provocado el enfado y las críticas de la antigua Convergencia, su liado en este proceso. Lo que viene proponiendo las CUP es que, ocurra lo que ocurra el próximo 1 de octubre, el Parlament proclame la independencia en forma de república catalana. Y esto último encuentra eco en buena parte del Gobierno catalán. Su presidente, Carles Puigdemont, ha declarado que no aceptará la decisión del Tribunal Constitucional si es inhabilitado por incumplir sus mandatos. Es a esto a lo que se enfrenta España y su Gobierno: a un proceso rupturista, cada día más radical y que se anuncia subversivo por una de las partes. El Ejecutivo de Rajoy está actuando, en cuanto a sus declaraciones y actuaciones, con una prudencia que no vamos a criticar, por cuanto busca el aislamiento de los radicales en la sociedad catalana, y en parte lo está consiguiendo, pero es de suponer que cuenta con un plan de actuación que responda a toda una gama de situaciones. Se aproximan semanas duras, con momentos críticos, y es preciso que todos, incluidos los partidos y las instituciones, respalden al Gobierno en su defensa de la Constitución.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios