Llamar al pueblo

Los españoles comprobamos ahora cuál es la verdadera catadura que escondía la serpiente que hemos estado amamantando durante años: puro egoísmo colectivo.