Nadal pero gratis

Los políticos prefieren una educación 'low cost' y sin esfuerzo, como si fueran más un padre complaciente que quiere ganarse a su hijo evitándole dificultades.