Fútbol CD Alcalá 2 - Xerez CD 0

Tribuna

Luis carlos rejón

Ex coordinador de IULV-CA

No 'semos probes' porque sí

No sé cuánto costó la reconversión minera en Asturias, la siderúrgica en Euskadi y la textil en Cataluña. No sé, pero me alegro de su existencia

No 'semos probes' porque sí No 'semos probes' porque sí

No 'semos probes' porque sí

Iba a titular el artículo, con el repetido y cansino "vamos a contar mentiras", acerca de una publicación publicada en Público bajo el título de "Cataluña y la solidaridad interregional española", pero no quería sumarme al "a por ellos oeeé" con seriedad (como si eso fuera posible), máxime cuando pretendía ser crítico con todo un catedrático de la Universidad Pompeu Fabra (padre de la Normativa Lingüística Moderna de la lengua catalana). La edad, como al cercano Juan Valera, me hace ser más sosegado, alejado del orgulloso, soberbio y engreído que fui en la arena política. Cosas del tiempo.

Pero es que me ha tocado el alma. En lo ideológico, en lo político, en lo técnico, histórico y a la gente de mi tierra….. y entonces "toíto te lo consiento, menos faltale a mi mare". Pues vayamos en buena lid.

El tronco del artículo viene más o menos a decir que el Gobierno del Estado español detrae unos 16.000 millones de euros, unos 43 millones al día (cifras iguales a las utilizadas repetidas veces por el portavoz de ERC en el Senado, en el debate del 155) del IVA e IRPF, gravámenes a las clases obreras y medias de Cataluña, para transferirlos a las clases altas de Andalucía. ¿Era independentismo o socialismo revolucionario quitárselo a los ricos andaluces para repartirlo entre la clase media y la trabajadora de Cataluña? ¿Sir Robin Hood de Puigdemont? A esto se apunta un servidor. Pero, como siempre la media verdad, es la mayor de las mentiras.

Sigue el artículo: "El mayor aporte impositivo (desde Cataluña) se da a través de las rentas de trabajo y no de las rentas del capital, ya que las grandes fortunas y las grandes corporaciones empresariales tienen diferentes vías (más o menos legales o ilegales) para escabullirse de sus obligaciones fiscales". Vamos a ver. ¿Estamos en un capitalismo puro y duro o en la Arcadia soñada? Malos tiempos cuando hay que repetir lo evidente, que decía Brecht.

Y aluego le toca a Andalucía: "Nos centraremos en las transferencias de recursos de unas regiones a otras. Tomemos el caso de las regiones del sur de España y, de forma particular, el caso de la mayor de ellas, Andalucía…Andalucía es un país inviable, si no fuera por las aportaciones externas, tanto desde otras comunidades autónomas españolas, como de otros países europeos" […] "según datos del SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores), el 50% de las tierras cultivables está en manos del 2% de los propietarios".

"Las élites socio-económicas andaluzas, que en buena parte proceden de la aristocracia (¿?) […] Al final el poder político y las élites socio-económicas se apoyan interesadamente. […] Un símbolo de este maridaje está en la declaración de la difunta Duquesa de Alba como Hija Predilecta de Andalucía". Las reclamaciones a la maestra armera. No he pisado nunca San Telmo en las entregas de las medallas.

Para terminar, dos anécdotas y unas cifras serias. La primera fábrica textil, destrozada y quemada por los obreros, porque las máquinas quitaban mano de obra, no fue en Manchester, Sabadell o Mataró, sino en Marbella (Tuñón de Lara). Cuando se construyó el AVE a Sevilla, el dinero se descontó de la inversión para toda Andalucía. Pujol protestó por el AVE y Felipe González le regaló las unidades nuevecitas de las Cercanías de Cádiz, Málaga y Sevilla. Cuando se construyó el AVE a Barcelona, se pagó con los fondos europeos del tratado de Maastricht, pero las unidades de Cercanías siguen en Cataluña.

El citado artículo fija en 16.000 millones lo que aporta Cataluña a las comunidades más pobres. Hace apenas dos meses, el Ministerio de Hacienda publicó el SCPT (Sistema de Cuentas Territorializadas de 2014), fijando la cantidad en 9.842 millones de euros y bajando. Pero pa' entendernos con seriedad, si a esto se descuentan las transferencias y pagos por parte de la Administración central en Cataluña (pensiones, desempleo y el valor de los servicios públicos) estamos hablando de una cesión que no supera los 554 millones de euros.

No sé cuánto costó la reconversión minera en Asturias, la siderúrgica en Euskadi y la textil en Cataluña. No sé, pero me alegro de su existencia. En Andalucía, como pasamos del señorito al especulador, sin pasar por una burguesía al estilo de El viudo Rius en palabras de I. Agustí, no había nada que reconvertir. Me hubiera alegrado que hubierais celebrado un referéndum sobre vuestro futuro (yo hubiera defendido el modelo federal), pero no escupáis sobre los demás, con afirmaciones inciertas. El subsidio agrario (el pago de la reconversión en el campo) da para Andalucía 5,9 euros diarios por persona. Semosprobes, "pero en mi jambre mando yo". Al tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios