El 'Frexit' y la crisis en Siria marcan la campaña electoral

  • La política exterior se erigió en el tema estrella antes de los comicios

Asselineau, de la Unión Popular Republicana, también aboga por salir de la UE. Asselineau, de la Unión Popular Republicana, también aboga por salir de la UE.

Asselineau, de la Unión Popular Republicana, también aboga por salir de la UE. / GUILLAUME HORCAJUELO / efe

Entre los candidatos que proponen la salida de Francia de la UE a aquellos que quieren reforzarla frente a Trump y Putin, la política exterior ha sido el tema central de la campaña, con el telón de fondo de Siria. Entre los candidatos con más opciones, dos se muestran hostiles a Europa y los otros tres apuestan por reforzar la UE. Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon, eurodiputados, ven un lastre para los intereses galos la actual construcción europea, así como otro aspirante menor como François Asselineau; Benoît Hamon, François Fillon y Emmanuel Macron son partidarios de continuar.

La primera, conocida eurófoba, apuesta por reforzar las fronteras francesas y, aunque ha moderado sus postulados, no oculta que la salida de la UE es un fin para ella. Propone renegociar con el resto de los socios un nuevo tratado, cuyo resultado será propuesto en referéndum a los franceses, que decidirán si quieren o no seguir, con las nuevas condiciones, en la UE. Mélenchon quiere abandonar paulatinamente los tratados que, a su juicio, persiguen construir una Europa neoliberal. Apuesta por una integración entre los países de la ribera mediterránea. Además, quiere que Francia abandone la OTAN.

Fillon cree que hay que reforzar la cooperación en terrenos como el judicial, Hamon es partidario de afianzar la actual unión antes de seguir ampliándola y Macron no duda en presentarse como el más europeísta y en proponer una mayor integración entre los miembros como contrapeso a Rusia y EEUU.

El otro gran tema ha sido la posición frente al conflicto sirio, en el que Francia es el segundo contribuyente militar de la coalición contra el Estado Islámico (EI). A menos de 20 días de la primera vuelta, el ataque con armas químicas de Idleb y la posterior respuesta de EEUU bombardeando una base aérea del régimen de Damasco irrumpieron en la campaña; a tres días de los comicios, un yihadista mató a un policía en los Campos Elíseos. Los favoritos se dividen entre quienes piden mano dura con Al Asad, alineándose con la política de Hollande, y quienes consideran al líder sirio el mejor cortafuegos contra el EI. En el segundo grupo se sitúan Le Pen, Fillon y Mélenchon, partidarios de un acercamiento a Putin, sustento del régimen de Damasco.

Frente a ellos, Hamon defiende la opción de desalojar a Al Asad para comenzar una transición política en el país. Macron, el más atlantista, también apuesta por la salida del sirio, pero con el aval de la ONU y sin dejar el país descabezado. Fillon ha visto cómo su amistad con Putin le ha valido múltiples críticas, sobre todo porque se muestra contrario a mantener las sanciones a Moscú por la anexión de Crimea. Una postura compartida por Le Pen, la candidata preferida del Kremlin, y por Mélenchon, cercano a Moscú y muy hostil a Washington, algo que lo diferencia de la ultraderechista, admiradora de Trump.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios