Acusan al guardia civil de Jimena de homicidio imprudente grave

  • La Fiscalía pide año y medio de cárcel para el agente que mató de un tiro a un joven de Estepona

El guardia civil que mató a un joven de Estepona al disparar de manera fortuita en Jimena ha sido acusado por la Fiscalía de un homicidio imprudente de carácter grave. La pena correspondiente al delito es de un año y seis meses de cárcel y 95.000 euros de indemnización.

Con independencia al escrito de calificación remitido por el fiscal, aún queda el que aporte el abogado de la acusación y el letrado que representa al agente, Antonio Barba.

Este abogado informó ayer a este diario que la familia del joven recurrió el acto de calificación. De este modo, la Audiencia Provincial de Algeciras dispuso en apelación que el homicidio estaba exento de dolo alguno por parte del agente, entendido como el conocimiento y la voluntad de realizar un delito o conducta punible por parte del autor que lo comete.

Debido a este recurso, el proceso se ha demorado ya que hubo que esperar al dictamen de la Audiencia Provincial.

El 13 de julio de 2006 Miguel Clavijo Escarcena, de 21 años, viajaba en una furgoneta con dos compañeros de trabajo por el kilómetro 23 de la A-405, en la salida de La Estación de Jimena con dirección a Algeciras, aproximadamente a las tres y cuarto de la tarde, cuando el guardia civil destinado en Jimena apostado disparó su pistola reglamentaria alcanzando al joven natural de Estepona, que murió al instante.

El letrado de la familia insistió desde un principio en que se trataba de un asesinato. Por este motivo, disconformes con la calificación de homicidio imprudente, recurrieron en apelación.

No obstante, la Audiencia Porvincial descartó la existencia de dolo en los actos llevados a cabo por el agente. Según esta apreciación, el guardia civil no tuvo voluntad consciente encaminada al homicidio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios