Aparece una mina de la Segunda Guerra Mundial en Sanlúcar

  • Los buceadores de la Armada desactivan el artefacto con 200 kilos de explosivo

La mina de orinque de origen alemán encontrada en Sanlúcar. La mina de orinque de origen alemán encontrada en Sanlúcar.

La mina de orinque de origen alemán encontrada en Sanlúcar. / armada

Buceadores de la Armada anularon el miércoles un artefacto explosivo de la Segunda Guerra Mundial en las instalaciones del puerto de Sanlúcar de Barrameda. Un equipo de desactivado formado por la Unidad de Buceo de Cádiz y la Unidad de Buceadores de Medidas Contraminas, apoyado por el patrullero Medas, identificaron y neutralizaron una antigua mina de orinque de la Segunda Guerra Mundial de procedencia alemana que había sido hallada por un pesquero mientras faenaba, según apuntaron desde la Armada.

El aviso del hallazgo del artefacto se recibió el pasado martes y el Cuartel General de la Fuerza de Acción Marítima, a través del Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (COVAM), destacó un equipo de buceadores especialistas en desactivado de explosivos para que neutralizase de forma segura la mina. Personal de seguridad del puerto de Sanlúcar y la Guardia Civil acordonaron la zona hasta la llegada del equipo operativo de desactivado.

El artefacto se identificó como una mina de orinque que contenía más de 200 kilos de alto explosivo. Tras el traslado del objeto, para situarla a 12 metros de profundidad, se procedió a establecer un perímetro de seguridad de 1.400 yardas. Una vez que el patrullero Medas y su embarcación auxiliar aseguraron la zona se procedió a su neutralización, realizando una apertura con cargas especiales de ignición por radiocontrol. Seguidamente, los desactivadores de explosivos de la Armada comprobaron que no quedaban en la zona restos de explosivo ni del artefacto, con el fin de evitar cualquier tipo de impacto medioambiental.

Las Unidades de Buceo de la Armada cuentan con personal especialista en desactivación de artefactos explosivos submarinos (EOD) y buceadores con especialización en técnicas de inutilización de minas, siendo los únicos capacitados para realizar este tipo de tareas. Esta actividad, en el ámbito marítimo, es competencia exclusiva de la Armada.

La Unidad de Buceo de Cádiz suele realizar entre 15 y 20 operaciones al año relacionadas con la desactivación de artefactos explosivos, munición o minas que se puedan encontrar bajo las aguas, en las playas y costas. "Representa el 20% de nuestro trabajo, pero tiene mucha repercusión fuera", reconocía su comandante, el teniente de navío Pablo Eismar, en un reciente reportaje publicado sobre la unidad en este diario. Aunque su zona de actuación se extiende por todo el litoral andaluz, "el 70% de los proyectiles que aparecen lo hacen en Cádiz", y sobre todo en la zona de Camposoto, en San Fernando, y en Sancti Petri. "Es donde más movimiento de artillería de tierra, de ensayos con explosivos y de la Armada hay", comentaba. Pero los proyectiles no sólo provienen de la propia actividad de la Armada en la zona, también se han encontrado proyectiles históricos, desde la Guerra Civil o la Segunda Guerra Mundial, como en este último caso en Sanlúcar.

El comandante recordaba que si alguien se encuentra un artefacto que pudiera ser explosivo "lo más importante es no tocarlo, por muy bonito que parezca", "el accidente puede ser grave".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios