La Armada anuncia la construcción de un BAM para rescate de submarinos

  • A diferencia de ocasiones anteriores, la Marina española avanza que el proceso está en "fase de diseño y de elección del astillero"

  • Navantia presentó "hace meses" una oferta

La Armada Española anunció ayer de forma inesperada que necesitará un nuevo buque y que éste se construirá en un astillero que está por elegir. La sorpresa de este hecho relevante llegaba a través de una nota oficial en la que la Marina aseguró que construirá un nuevo Buque de Acción Marítima de Intervención Subacuática (BAM-IS) cuyos cometidos, entre otros, serán actuar como buque de salvamento y apoyo al rescate de submarinos.

Hasta ahora, todos los encargos que la Armada había necesitado habían llegado hasta Navantia a través de la pertinente consignación en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Nunca antes se había anunciado sin que la empresa pública ya supiese con antelación que haría el barco.

Sin embargo ayer, la noticia causó sorpresa en el seno de Navantia. También porque, según fuentes sindicales consultadas por este periódico, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), propietaria de la empresa pública de construcción naval, "sí debía saberlo".

El caso es que la necesidad de la Marina española pasa por contar con un nuevo buque que, según el comunicado, "se encuentra actualmente, dentro de su programa de obtención, en la etapa de determinación de la alternativa de obtención, lo que significa que está pendiente de decidir cuál es el proyecto de diseño de buque IS que finalmente saldrá elegido de entre los propuestos y cuál el astillero que lo construirá". Otras fuentes consultadas por este periódico explicaron que esto significa que la Armada sacará a concurso público dicha operación.

Tras este hito, continuó el escrito, "le seguirá la firma de la Orden de Ejecución, momento en el que dará comienzo la construcción del buque, con una estimación de alrededor de 36 meses hasta su entrega definitiva a la Armada".

Desde Navantia, la única explicación que se ofreció ayer a este periódico es que "la empresa presentó hace meses una oferta para construir para la Armada un buque con esas características en los mismos términos de calidad que siempre", sin entrar a valorar el cambio en el sistema de contratación.

Al parecer, la entrada en vigor de la nueva Ley de Contratos del Estado obligaría a la Armada a realizar las nuevas contrataciones de esta forma y no como hasta ahora, si bien es algo que no se ha terminado de explicar.

Lo que sí argumentó ayer en su comunicado es que actualmente, la Armada cuenta con el buque de salvamento y rescate Neptuno como principal plataforma para el buceo y también como buque de salvamento y apoyo en las operaciones de rescate de submarinos. Este buque, aunque fue botado en 1975, entró en servicio en la Armada el 14 de diciembre de 1988. Ahora, próximo a concluir su vida operativa, el Neptuno "dispone de una capacidad limitada de rescate y salvamento de submarinos en comparación con las nuevas unidades de este tipo que ya operan en algunas marinas de guerra de otras naciones", añadió.

De hacerse efectivo, el astillero de San Fernando sería el dique de construcción 'natural' de esta nueva unidad, toda vez que allí se han hecho todas las unidades anteriores (salvo una en Galicia) y en Ferrol se fabrican ahora las barcos para Australia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios