Asesinan al propietario de un bar en San Roque para atracarle

  • El Ayuntamiento decreta dos días de luto oficial y los comercios de Puente Mayorga cierran en señal de duelo

Unos individuos acabaron ayer, durante la madrugada, con la vida del propietario del establecimiento Las Palmeras, de la barriada Puente Mayorga, en San Roque, de unos 50 años, tras ser acuchillado y posteriormente atropellado, cuando intentaban atracar el bar, según informaron fuentes del Consistorio.

El dueño del céntrico bar, natural de La Línea, se llamaba Tomás Márquez, más conocido por "Tomi" entre sus amigos. Ya había sufrido más robos en su bar, los cuales denunció en repetidas ocasiones. El día que falleció se disponía a cerrar el local, tras un largo día de trabajo, cuando varias personas le esperaban en la puerta para asestarle varias puñaladas "por 400 euros", como lamentaban ayer muchos vecinos.

El forcejeo se produjo en la puerta del bar sobre las 1.10 horas, así que tras ser llevado de urgencia al Hospital de La Línea, su vida acabó sobre las diez de la mañana de ayer.

Este tercer martes de diciembre fue un día de luto en la barriada, y eran muchos los vecinos que se asomaron a la puerta de Las Palmeras para lamentar el terrible suceso. Todos coincidían en recordar la amabilidad de Tomás, un hombre tranquilo que no había hecho mal a nadie. Tenía dos hijos, ya mayores, y estaba divorciado.

Su cuerpo fue llevado a Cádiz para que se realice la autopsia, por lo que aún no se conoce cuándo se celebrará la misa. Además, pese a las investigaciones iniciadas, se desconoce quién pudo realizar semejante acto de violencia. Asimismo, entre los vecinos no quisieron señalar a nadie. En esta línea, como señal de duelo, todos los establecimientos del lugar cerraron y colocaron un cartel que decía: "Los comercios de este pueblo cierran por el cruel asesinato de un trabajador".

Por otro lado, hay que recordar que el dueño del local ya denunció el pasado mes de octubre otro asalto. En esa ocasión forzaron la puerta y rompieron las máquinas del local, llevándose otra cuantiosa suma de dinero que guardaban en la oficina. No era la primera vez que le atracaban. En los 20 años que llevaba regentando el negocio habían entrado en varias ocasiones y sus quejas no habían surtido efecto. Además, este local no había sido el único en sufrir estos asaltos. Los vecinos denunciaron ayer la terrible situación causada por la falta de vigilancia.

El Ayuntamiento adoptó ayer una serie de medidas urgentes tras el asesinato del hostelero de Puente Mayorga. Así, tras la visita de miembros del equipo de gobierno a la zona para entrevistarse con los vecinos, se mantuvo una reunión urgente de los concejales con responsabilidad de gobierno. En ella se acordó declarar dos días de luto oficial en el municipio, así como la presencia permanente de una patrulla de la Policía Local en la barriada.

Igualmente se ha convocado una reunión extraordinaria y urgente de la Junta Local de Seguridad, que se celebrará en los próximos días, con el fin de analizar la situación en la barriada. En lo que respecta a la Policía Local, una patrulla estará permanentemente en la barriada -informaron desde el Ayuntamiento- con la actual alcaldía de barrio como sede hasta que se inicien las obras del nuevo retén de la Policía Local, cuestión que estaba prevista para justo después de las fiestas navideñas.

El Ayuntamiento recordó que a esta presencia hay que añadir las patrullas que realizan miembros de la Guardia Civil y personal de los vigilantes municipales. Ya la pasada semana se mantuvo una reunión organizativa para preparar las actuaciones en materia policial en Puente Mayorga, aunque el asesinato ha precipitado el inicio de actuaciones previstas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios