La Bahía de Cádiz gana más de 55.000 habitantes en apenas una década

  • El Campo de Gibraltar es la comarca gaditana que más crece porcentualmente en población mientras la Sierra se estanca

La Bahía de Cádiz ha aumentado su población en más de 55.000 habitantes en apenas una década y eso pese a la continua despoblación que sufre año tras año la capital de la provincia, según refleja la última actualización del padrón municipal emitida el pasado viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El crecimiento progresivo de Jerez -que al menos desde el punto de vista administrativo pertenece a la Bahía-, Chiclana, San Fernando y El Puerto ha contribuido de manera más que decisiva al repunte demográfico de esta comarca, que ha crecido un 9,3 por ciento al ganar en estos diez años nuevos residentes que superan en número a la población total de Puerto Real.

La Bahía de Cádiz, incluyendo los municipios de Jerez y Rota, aglutinados en su Mancomunidad, tenía a fecha del pasado 1 de enero una población de derecho de más de 650.000 habitantes, cuando diez años atrás no llegaba siquiera a los 600.000. Esta subida la mantiene, con diferencia además, como la comarca más habitada de la provincia.

El otro epicentro demográfico de la provincia, el Campo de Gibraltar, se ha convertido en el último decenio en la comarca que más ha crecido en número de habitantes, si no en valores absolutos sí al menos en términos porcentuales. Y es que el padrón de las ocho poblaciones asentadas en este enclave de la provincia ha crecido en conjunto desde 1996 un 14,2 por ciento, listón no alcanzo por el resto de comarcas gaditanas. Algeciras, San Roque y Los Barrios han sido las locomotoras indiscutibles del repunte de una comarca, la campogibraltareña, que ha experimentado como ninguna otra el asentamiento continuo de población extranjera.

Donde sí se ha hecho patente cierto estancamiento demográfico ha sido en la comarca de la Sierra. Sumados, los padrones de los 19 pueblos serranos no han perdido residentes en la última década, aunque apenas han crecido un 1,6 por ciento, debido a la llegada de algo menos de 2.000 vecinos.

Hasta diez pueblos serranos han visto decrecer su padrón desde mediados de 1996 a principios de 2007. Los casos más llamativos son los de Ubrique y Olvera, aunque también presentan un saldo negativo por este concepto Algar, El Gastor, Grazalema, Setenil, Torre Alháquime, Zahara de la Sierra y Villaluenga del Rosario. Si, pese a todo, la comarca sigue ganando población se debe sobre todo al alza demográfica de Arcos, que compensa este desequilibrio.

En lo que concierne a la Costa Noroeste, también conocida como el Bajo Guadalquivir, la última revisión del padrón viene a reafirmar a Sanlúcar como su principal núcleo de población, aunque en valores absolutos ha crecido en estos diez años lo mismo que Rota y Chipiona. Sólo Trebujena pierde habitantes.

Y en la Janda, la zona del litoral sigue siendo su principal atractivo, sobre todo Barbate y Conil, que superan los 20.000 vecinos, frente a Vejer, que mantiene un padrón casi inamovible. El contrapunto lo ponen en el interior de la comarca Benalup, Medina y, en menor medida, Paterna de Rivera, mientras que Alcalá de los Gazules y San José del Valle tampoco varían en exceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios