Bomberos rescatan a una excursionista y a un parapentista en Grazalema y la Sierra de Líjar

  • El Grupo de Rescate en Montaña del Consorcio Provincial de Bomberos realizó un total de tres rescates a lo largo del fin de semana ya que, el viernes, tuvo que socorrer a un pastor que se encontraba herido en una grieta, a cinco metros de profundidad.

El Grupo de Rescate en Montaña del Consorcio de Bomberos de la Provincia de Cádiz realizó ayer dos rescates consecutivos de una excursionista que se rompió una pierna en la ruta de la Garganta Verde, en la Sierra de Grazalema, y un parapentista que cayó en barrena en la Sierra de Líjar.

Según informó hoy el Consorcio de Bomberos en un comunicado, el primer rescate se iniciaba poco después de las 14.00 horas, cuando los efectivos evacuaron en camilla a una mujer de 53 años y vecina de Málaga que se rompió una pierna en el último tramo de la citada ruta.

Poco después de concluir el rescate, a las 15.00 horas, el 112 activó de nuevo al Grupo de Montaña para el rescate de un parapentista que había sufrido un accidente en la Sierra de Líjar. El deportista, de 34 años y vecino de Mijas (Málaga), acababa de despegar del Mogote de Poniente cuando su parapente entró en barrena y lo arrastró al suelo, golpeándose en el brazo y la espalda.

El parapentista se encontraba a unos 300 metros, en una zona escarpada y de abundante vegetación, donde descendió el grupo de bomberos con un médico, que estabilizó al herido, que tenía un codo dislocado y fuertes dolores en la espalda.

En un principio el herido iba a ser trasladado en helicóptero pero lo avanzado de la tarde ha hecho decidir su traslado por tierra hasta Villamartín. El servicio se daba por finalizado a las 21.00 horas con la llegada del operativo a base. Además del Grupo de Montaña y de los sanitarios, acudieron al lugar efectivos de la Policía Local de Algodonales y de la Guardia Civil.

El Grupo de Rescate en Montaña del Consorcio Provincial de Bomberos realizó un total de tres rescates a lo largo del fin de semana ya que, el viernes, tuvo que socorrer a un pastor que se encontraba herido en una grieta, a cinco metros de profundidad, después de que le cayese encima una roca de 200 kilos en el camino de Benaocaz a Villaluenga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios