Cádiz está 23 puntos por debajo de la media en comisión de delitos

  • El delegado del Gobierno en Andalucía desvela, en la toma de posesión de los nuevos comisarios, que delincuencia ha disminuido en 2007 un 2,60% en la provincia

El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, no pudo evitar ayer caer en la tentación de dar una primicia. Y es que todo se pega. A la espera de que el Ministerio del Interior y la Dirección General de Policía hagan público el balance de delitos cometidos durante el pasado año, López Garzón se adelantó y desveló algunas estadísticas, muy favorecedoras para la provincia de Cádiz, para dar la bienvenida a los nuevos comisarios designados en la provincia: el comisario José Ramírez Hernández , jefe de la Unidad de Coordinación Operativa Provincial y segundo jefe provincial del Cuerpo Nacional de Policía en Cádiz, y el comisario jefe en San Fernando, José Antonio Postigo Sánchez.

Un momento sin duda oportuno para reclamarles a ambos, así como al resto de representantes del Cuerpo de Policía Nacional en la provincia de Cádiz que asistieron al sencillo y emotivo acto celebrado en la sede de la Subdelegación del Gobierno, en la capital, que esos datos no sólo se mantengan sino que mejoren.

Y es que, según desvelaría López Garzón, la provincia de Cádiz ha despedido el año 2007 con una importante disminución de los delitos. 1.200 o 1.300 menos diría, cifra que el máximo responsable de la Comisaría provincial, José María Deira, elevaría hasta los 1.500, de los que 900 corresponderían a delitos y 600 a faltas.

Deira matizaría más: de algo más de 37.000 incidencias (entre delitos y faltas), se ha pasado a unos 35.500, lo que supone exactamente un 2,60 por ciento menos. El bajón se ha notado sobre todo en los delitos contra el patrimonio, diría Deira, quien bromearía confiando en que los que atañen al tráfico de drogas, lejos de disminuir, sigan creciendo. Y es que esos delitos no se contabilizan en el total habida cuenta que lo habitual es que no haya denuncias. De ahí que interese que se disparen: significa que las aprehensiones de droga aumentan.

Las cifras cosechadas en 2007, seguiría ahondando el delegado del Gobierno en Andalucía, colocan a Cádiz muy por debajo de la media nacional en la comisión de delitos: nada menos que "22 o 23 puntos menos".

Porque los últimos datos arrojan una media de 48 delitos por cada 1.000 habitantes, situándose el esclarecimiento de los mismos en algo más del 41 por ciento, una cifra que, recalcó López Garzón, también sobrepasa con creces tanto la media andaluza como la media nacional.

El delegado del Gobierno de Zapatero en Andalucía, por último, tendría palabras muy cariñosas hacia los dos nuevos comisarios, a los que deseó éxito en sus nuevos cometidos.

Lo mismo les desearía y un consejo les daría el jefe superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, Enrique Álvarez: que no se olviden del personal, "de los policías y las policías. Son el principal activo", resumiría Álvarez.

"Estoy seguro del éxito que tendréis dado el bagaje y la experiencia que acumuláis", se dirigiría el máximo responsable de la Policía en la región a los nuevos comisarios, a los que advirtió que "el único límite es la Constitución", la salvaguarda de los derechos ciudadanos.

Tanto Postigo, primero, como Ramírez, después, manifestarían su satisfacción y orgullo por los nuevos cometidos asignados.

El nuevo responsable de la Comisaría de la Policía Nacional en San Fernando hasta planteó "un programa de gobierno", como bromearía el delegado del Gobierno en Andalucía: todo un decálogo de intenciones con las que lograr su último objetivo, "conseguir unas cotas de seguridad ciudadana que nos permitan a todos los que vivimos en esta ciudad sentirnos seguros y protegidos".

Postigo, que desvelaría que el de ayer era "uno de los días más importantes de mi vida", prometió potenciar la colaboración con los restantes Cuerpos de Seguridad, y tener la puerta abierta a todos los ciudadanos en general.

El nuevo jefe de Coordinación del Cuerpo Nacional de Policía en la provincia, por su parte, confesaría que, tras tomar posesión, no le mueve otro deseo "que el de contribuir a conseguir incrementar la calidad del servicio", poniéndose a disposición de todos los funcionarios, sindicatos y ciudadanos desde su nuevo cargo como segundo de a bordo de Deira.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios