fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Carreteras cortadas en la Sierra y pequeñas inundaciones en la Bahía

  • Varías vías secundarias de Arcos y Espera sufren la acumulación de agua · En Grazalema se registraron 82 litros por metro cuadrado · Los bomberos realizaron 40 intervenciones hasta las 18:00 horas

Hasta 40 intervenciones realizaron los bomberos en toda la provincia desde primera hora de la mañana y hasta las seis de la tarde de ayer. La fuerza del viento y las intensas precipitaciones hicieron que las llamadas de emergencia fueran continuadas durante el día de ayer. La Sierra, con varias carreteras cortadas, y la Bahía, fueron las zonas más afectadas.

El Consorcio de Bomberos explicó ayer que actuaron efectivos de los Parques de Cádiz, Sanlúcar, Chiclana, Medina, El Puerto, San Fernando, Jerez, Algeciras, La Línea, Tarifa, Arcos, Villamartín, Ubrique, Benalup, Olvera y Conil. Las dos zonas donde las intervenciones han sido más significativas fueron Sanlúcar y San Fernando, con seis intervenciones en cada municipio.

Desde las 10 y hasta las 11.30 horas, se intensificaron las salidas en Cádiz y San Fernando por inundaciones en vía pública. Las actuaciones han estado relacionadas con achiques de vivienda, garajes, locales y colegios, inundaciones en vía pública y rescate de vehículos (en Villamartín, Arcos y Benalup). Las escasas intervenciones por el viento consistieron en retiradas de árbol, carteles, persianas y cristaleras (en San Fernando, Conil, Tarifa y La Línea). Al mediodía, se registraron intervenciones por inundaciones en viviendas en Jerez y Algeciras. A media tarde, la situación volvía a la normalidad.

En la Sierra, la lluvia afectó a cinco carreteras cuya circulación quedó interrumpida en algunos tramos por bolsas de aguas y acumulación de lodos. El temporal de lluvia dejó, también en la comarca, índices pluviométricos significativos como, por ejemplo, en Grazalema, donde la Agencia Española de Meteorología recogió unos 82 litros por metro cuadrado.

La mayoría de las calzadas cortadas se ubicaron en el término municipal de Arcos aunque, también, la vía que conecta el municipio con Espera, la A-393, quedó una vez más interrumpida por los efectos de la tromba de agua que cayó en la zona y el desbordamiento del arroyo Salado.

Cabe destacar que la Dirección General de Tráfico informó a través de su página web que el tráfico en la A-382 quedó interrumpido sobre las cuatro de la tarde mientras que la CA-6103, lo hizo sobre las once de la mañana. También sufrieron los estragos del mal tiempo la CA-5101 y la CA-6105. De igual manera, uno de los accesos a Villamartín quedó sin circulación por inundación de un paso.

En San Fernando, las precipitaciones de mayor intensidad se registraron en torno a las once de la mañana y afectaron principalmente a las zonas más bajas de la ciudad, como suele ocurrir cada vez que llueve con relativa fuerza. En la barriada Diputación (conocida como 'El Boquete') y la avenida Pery Junquera, el temporal se dejó notar enseguida al dejar por completo anegada la calzada. En ambos casos, fue necesaria la intervención de los bomberos. También se registraron incidencias en el callejón de la Marina -en la Casería- y en la calle Obusera, cerca de la avenida Constitución. Sin embargo, fue en el entorno del nudo de la Venta de Vargas donde las fuertes precipitaciones provocaron mayores problemas al convertirse la zona, literalmente, en una auténtica laguna, como se refleja en las imágenes. Hasta el centro de salud Cayetano Roldán (antiguo Hermanos Laulhé) llegó a verse afectado por las inundaciones, que dejaron la zona intransitable e inaccesible durante más de media hora, hasta que disminuyó la intensidad de las precipitaciones y el agua estancada fue evacuándose poco a poco. Según explicaron posteriormente fuentes del área municipal de Desarrollo Sostenible, el temporal afectó especialmente a la zona de Venta de Vargas al estar todavía el entorno inmerso en las obras de reurbanización de las obras del tranvía, lo que implica que la red de pluviales no está activa al cien por cien. La zona, de hecho, se vio afectada por temporales anteriores. El problema -afirman desde el Ayuntamiento- se solucionará una vez que terminen los trabajos del tranvía, ya en su recta final. Al igual que en las barriadas Bazán y Diputación, donde actualmente se están construyendo sendos colectores de pluviales para acabar con las constantes inundaciones que sufren sus vecinos.

En El Puerto, según informaron tanto el Ayuntamiento como el Consorcio Provincial de Bomberos, se produjeron dos intervenciones en la mañana de ayer. Por un lado, los bomberos tuvieron que achicar agua en la céntrica calle Yerba. Al parecer, los restos de tierra de una obra provocaron que el agua no pudiera desalojarse por la red de saneamiento por lo que fue necesaria la actuación de los efectivos del Consorcio.

Asimismo se tuvo que achicar agua en la avenida de la Guardia Civil. Según los datos de la estación meteorológica de la empresa municipal de aguas, en la jornada de ayer se registraron en la ciudad unos 30 litros por metro cuadrado.

Chiclana aguantó las intensas lluvias de la jornada de ayer sin que tuvieran que producirse intervenciones de relevancia.

No obstante, los bomberos achicaron un garaje que quedó inundado en la calle Alfonso XII y, además, hubo carriles de la zona del extrarradio que quedaron embarrados, así como tramos de carreteras urbanas donde se formaron grandes charcos, pero sin graves consecuencias para el tráfico, si bien hubo retenciones en momentos puntuales.

En La Janda, los bomberos participaron en Medina en el achique por inundación en vía pública, en la barriada de La Paz; y en la retirada de un árbol en el kilómetro 1 de la A393. En Conil, tuvieron que retirar un cartel derribado por el fuerte viento. Por último, en Benalup, tuvieron que rescatar un vehículo atrapado por una riada en la A2228 (Benalup-Vejer).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios