Comes se juega la huelga de Carnaval

  • Trabajadores y empresa van mañana al Sercla, ante los paros de los días 1, 2, 3, 9 y 10 de febrero. Los primeros ya perdieron el 20% de su último salario en protestas parciales y la compañía teme dejar de recaudar 200.000 euros

-¿Tiene solución este conflicto tan persistente?

-La reciente historia de esta compañía es de conflicto cíclico, no permanente, con ocasión de la negociación del convenio colectivo. No sabemos si esto finalizará en una huelga de más larga duración, pero estamos ante movilizaciones que no compartimos. Se basan en unas reivindicaciones que no pueden ser asumidas ni por nosotros ni por cualquier empresa en su sano juicio. Los nubarrones que se ciernen sobre el transporte del Carnaval, a fecha de hoy, son negros. Las peticiones distan mucho de ser razonables. Suponen un incremento de un 21 por ciento. Un conductor, sin extras, percibe entre un 20 y un 30 por ciento más que en el entorno de Cádiz, Sevilla y Huelva. Un señor de nuevo ingreso, con el salario de 2006, si hubiésemos aplicado la subida del IPC del 2,7 por ciento, cobra 20.115 euros brutos anuales. En el convenio provincial de Cádiz, se pagan 16.800, 15.200 en el de Sevilla y 16.800 en Damas.

-¿Cuál es la situación actual del sector?

-Trabajamos a riesgo y ventura. Todas las empresas andaluzas estamos en una situación muy delicada. En el transporte urbano, los ayuntamientos garantizan el equilibrio económico. No existe nada equivalente con el Consorcio de Transportes, que defiende al usuario. De él sólo percibimos la diferencia entre lo que paga con tarjeta y nuestra tarifa, menos el pago en efectivo. También aporta unos 240.000 euros al año por líneas deficitarias, como el aeropuerto o Medina-Jerez. Nada más. En 2007 hubo un 6 por ciento menos de viajeros. Sufrimos la pérdida de Delphi, un catamarán con tarifas muy bajas y mucha ayuda pública; Renfe, que aumenta sus servicios gracias a la vía doble; nueve veces más coches que en 1968... Hasta el Consorcio alienta a compartirlos. En fin, una competencia feroz.

-El comité habla del IPC más dos puntos.

-No es así. En ese 21 por ciento está todo. Por ejemplo: piden una subida del 5,50 por ciento del salario base (260.000 euros más), la antigüedad (130.000); un plus nuevo de festivos (112.000); otro de producción lineal (81.000). Sólo las horas extraordinarias presenciales representan la "bonita" cifra de 753.000 euros.

-¿Algún acercamiento?

-Alguno. Pero si antes estaban en Nueva Zelanda, ahora están en Australia. El IPC más dos puntos también sería inasumible. Nuestra tarifa no cubre nuestro costes reales de explotación. O hay una respuesta de la Administración o no podremos seguir con el agua al cuello.

-¿Más subvenciones?

-Debemos tender al sistema del transporte urbano. Hay contactos con la Junta, pero hasta ahora sólo recibimos buenas palabras.

-También piden el fin de jornadas de 10 y 12 horas

-Por convenio, entre el principio de una jornada y la siguiente debe haber un mínimo de 12 horas. No lo sobrepasamos, aunque no niego algún caso puntual

-El comité dice que atentan contra la seguridad.

-Eso lo niego absolutamente. Nuestros autobuses son seguros y un conductor hace una jornada media de ocho horas y media , con sólo siete horas de conducción diarias.

-Han secundado ustedes la petición de mediación de la Junta .

-Sí, estamos abiertos a cualquier tipo de mediación, dispuestos a sentarnos, aunque no seamos optimistas por lo alejado de las posturas.

-¿Qué pérdidas esperan en los 5 días de huelga?

-El año pasado, la recaudación ascendió a 200.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios