Comes recurre a escolta policial para cumplir los servicios mínimos

  • Varias personas impidieron la salida de los primeros autobuses fracturando las lunas y bloqueando después la puerta de las cocheras · El servicio se reanudó al mediodía con patrullas del 092

Comentarios 2

Ayer, primer sábado de Carnaval de Cádiz y segundo de la huelga de los trabajadores de Comes, la empresa tuvo serias dificultades para poner en marcha su servicio regular de transporte de viajeros. Tanto que al final Comes recurrió a la escolta policial para conseguir que los autobuses pudieran salir de Cádiz al objeto de cumplir los servicios mínimos acordados.

A primeras horas de la mañana, poco después de las seis, varias personas boicotearon la salida de los primeros autobuses de las cocheras de la empresa, situadas en la Zona Franca, según aseguró a este diario el director general de Comes, Julio Álvarez. Y lo hicieron provocando destrozos en los vehículos.

Fueron cuatro autobuses los que sufrieron la rotura de lunas, diría el responsable de la empresa, que acusó después a personal de la compañía ( "personal nuestro", dijo) de impedir la salida del resto de la flota bloqueando la puerta de las cocheras al colocar delante un contenedor.

El servicio desde Cádiz no se pudo reanudar hasta ya pasadas las once y media de la mañana, cuando efectivos de la Policía Nacional se personaron en las instalaciones de Comes de la Zona Franca y pusieron coto al bloqueo, agregó el director general de la empresa.

A partir de entonces, los autobuses comenzaron a realizar los trayectos previstos, siendo escoltados por agentes del 092. Sí pudieron realizarse los servicios mínimos desde otras localidades, y al parecer, con total normalidad, sin que se registraran más incidentes de mención en esta segunda jornada de huelga por un conflicto laboral que se recrudece a cada momento que pasa.

El comité de empresa se desvinculó ayer totalmente de los destrozos en los autobuses. Paco Ortiz aseguró que los representantes sindicales desconocen quién o quiénes están detras de las roturas de lunas y expresó su rechazo a unos actos vandálicos que, afirmó, "perjudican los intereses de los trabajadores".

"Si quien rompe las lunas cree que nos está ayudando, se equivoca: nos está perjudicando; si quien las rompe lo hace para perjudicarnos, puede estar seguro de que lo está consiguiendo", comentó Ortiz.

El director general de Comes, por su parte, volvió a asegurar que es "imposible de asumir" por parte de la empresa el incremento salarial que demanda la plantilla, "al suponer más del 20 por ciento. De ninguna manera podemos llegar a un acuerdo", remachó.

Álvarez no descartó que al final las pérdidas que puede sufrir Comes por estas cinco jornadas de huelga convocadas (este primer fin de semana de Carnaval y el próximo) sean mayores de lo previsto (200.000 euros en total) dado que "la ocupación está siendo muy baja en los servicios mínimos, por la psicosis que genera una huelga". La empresa, por último, calculaba que la protesta de ayer había afectado a entre 35.000 y 40.000 usuarios, los que transportaron en 2007 en este primer sábado de Carnaval.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios